Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

La vuelta al mundo a través del kimchi

Ane Muñoz - Jueves, 23 de Febrero de 2012 - Actualizado a las 13:10h

  • Mail
  • Meneame
  • Tuenti
KIMCHI BUS

El autobús lleva la gastronomía coreana por todo el mundo. (Rubén Plaza)

Galería Noticia

400 días, 80 ciudades, 38 países, 52.000 kilómetros y un autobús. ¿Que de qué hablamos? Del Kimchi Bus, un apasionante  proyecto llevado a cabo por tres jóvenes chefs coreanos dispuestos a expandir la cultura gastronómica de su país por todo el mundo. Y ahora viene lo mejor: pasaron por Donostia hace unas semanas y nos invitaron en exclusiva a conocerlo todo sobre Kimchi Bus. ¡No se lo pierda!

 

Salía de casa de mis padres para volver –cargada de manjares, eso sí- a mi apartamento. Era domingo y llovía sin parar. Normal, estamos a punto de entrar en febrero. Soñando con situaciones imaginarias, de pronto, algo me trajo de vuelta a la realidad: “¿Qué es esa maravilla?”. Pasó delante de mí una furgoneta de color rojo brillante, con inscripciones en blanco. Matrícula extranjera. “Cómo se lo montan lo guiris, todo el día viajando de aventura en aventura, ¡qué guay!”, pensé. Desapareció de mi vista y a otra cosa mariposa.

Lunes 30, 16:00. “Ane, has visto la furgoneta roja que está aparcada en Arquitectura?”, pregunta un compañero. “¿Están ahí? Les vi ayer cuando salía de casa de mis aitas. ¿De dónde son?”, pregunto, “Pues no lo sé, pero tenían escrito esto: Kimchi Bus”. Lo busco en Google y de pronto todo un mundos se abre ante mis ojos: Young korean chefs are making a trip around the world to increase the awareness of korean food. O sea, que son tres jóvenes chefs coreanos que están dando la vuelta al mundo en este bus para dar a conocer la gastronomía de su país. Me quedo aún más maravillada: viajes y gastronomía, mis dos grandes pasiones en un solo proyecto. Prácticamente el resto de la web está en coreano y no encuentro por ninguna parte un mail o un teléfono a través del cual pueda contactarlos. Tampoco puedo acercarme a la furgoneta porque en dos minutos entro a una de esas reuniones interminables. Encuentro un enlace a su página de Facebook y rápidamente les dejos un mensaje presentándome y pidiéndoles una cita.

Martes 31, 18:50. A punto de cerrar el chiringuito, una notificación en Facebook. ¡Son lo coreanos! Me dicen que estarán encantados de atenderme, y me dan su dirección de correo electrónico. Les envío un email sin poder ocultar mi emoción y quedamos para el miércoles a mediodía en el Hotel NH Aranzazu. ¡No puedo esperar!

Miércoles 1, 12:00. Cuaderno y grabadora en mano, espero sentada en uno de los sofás del Hotel Aranzazu. Pasan cinco minutos, y nadie cruza la puerta. De pronto, entran tres chicos. Llevan, vaqueros y chubasquero, normal, porque jarrea. Me fijo inevitablemente en los pies de uno de ellos: lleva unas crocs azul marino, sin calcetines. Elevo la mirada. Sus rasgos asiáticos los delatan. “Hello! I’m Ane, nice to meet you!”. Nos damos la mano, se presentan, presento al fotógrafo y los cinco nos vamos a conocer el famoso Kimchi Bus.

Me cuentan que llegaron el domingo -¡justo cuando yo les vi!- y que se quedarán hasta el viernes. Mañana tienen una demostración en la escuela Luis Irizar. Tomo nota para que inmortalicemos el momento. Les pregunto por la ciudad y su respuesta es la siguiente: “Es preciosa, ¿pero hace este tiempo siempre?”. Nos reímos. Están cansados, no por el viaje, sino por que salieron de farra ayer. “Tenemos una amiga que vive aquí y que estudia para ser chef, como nosotros y nos llevó de pintxos y de fiesta, claro.”.  Llegamos a la furgoneta. Es alucinante. Me invitan a pasar. Diminuta, pero completísima. Tienen una nevera gigante donde guardan todos los ingredientes necesarios para sus demostraciones. “En cada ciudad en la que paramos, cocinamos kimchi para que la gente lo pruebe, así que llevamos ingredientes suficientes para todo el viaje”. La cama funciona al mismo tiempo de mesa. No es problema, porque duermen en el autobús solo entre destino y destino. Normalmente se hospedan en casa de amigos o conocidos que viven en las ciudades en las que paran. Se ponen el traje de cocineros para la foto, y sacan un plato con una comida, todo de plástico: “Así es el Kimchi, esta es una reproducción para que la gente se haga a la idea de lo que hacemos”.

Cerramos la furgoneta y les llevo al periódico. Les presento a mis compañeros, les muestro las instalaciones –graban el mini tour en video- y entramos en la sala de reuniones para que me hablen de todo esto. Ryu Si Hyenong, el líder del grupo, de 28 años, me cuenta que todo empezó porque hace un par de años decidió recorrerse Europa con un presupuesto de 26 euros. Lo hizo, y la experiencia fue maravillosa. Los ciudadanos con los que se topó le hospedaron, le dieron de comer y le mostraron las culturas reales de sus países. Al volver a Corea quería repetirlo, pero esta vez ofreciendo algo propio: su cultura gastronómica. Buscó patrocinadores, compañeros de viaje (Kim Seung Min y Jo Seok Beom), ¡y a recorrer mundo! De momento ya han estado en Rusia, Asia Central, Europa del Este, pasaron por Madrid Fusión y después, llegaron a Donostia. Me cuentan que el viernes se irán a Santiago de Compostela, de ahí recorrerán Portugal de norte a sur, luego Sevilla, la costa valenciana, Barcelona, Francia, Suiza, Alemania, Países Bajos e Inglaterra. Desde ahí, enviarán el autobús en un ferry hasta Estados Unidos, y ellos tomaran un avión. Después, toca recorrerse América, otra vez de Norte a Sur. ¿Las fechas? Un misterio. Van sobre la marcha.

Antes de despedirnos les pido que me expliquen qué es el kimchi: “En Corea comemos de forma muy diferente a la vuestra. No tenemos un plato principal. Nuestra comida se compone de varios acompañamientos: arroz, sopa, pescado, verdura… Consiste in ir mezclando unos con otros. Uno de ellos es el kimchi, un alimento milenario fermentado formado por verduras de temporada salteadas”. Como su sabor es muy fuerte, y con el objetivo de adaptarlo a la comida occidental, en sus demostraciones usan el kimchi como ingrediente de platos tan típicos como la paella, las hamburguesas, pizzas o pasta.

Les felicito por su proyecto y les deseo un buen viaje. Y como no puedo irme con ellos, me piden que firme en el autobús. Un pedazo de mí viajará por todo el mundo en el Kimchi Bus.

 

Más info:

 www.kimchibus.com

 

votos comentarios
  • Mail
  • Meneame
  • Tuenti

Herramientas de Contenido


Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
Escribe tu comentario Número de caracteres (500/500)

Usuario registrado ¿Olvidaste tu contraseña?

Publicidad

  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902