Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Cajas de resistencia, el pulmón sindical en las huelgas

Tras ELA y USO, el resto de centrales han tratado de activar fondos fijos de solidaridad para sostener los conflictos, aunque solo LAB creó una ‘borroka kutxa’ que utiliza para pagar multas

Adrián Legasa Javi Colmenero - Jueves, 8 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

votos |¡comenta!
La secretaria general de LAB, Garbiñe Aranburu, junto a Adolfo ‘Txiki’ Muñoz, de ELA.

La secretaria general de LAB, Garbiñe Aranburu, junto a Adolfo ‘Txiki’ Muñoz, de ELA.

Galería Noticia

  • La secretaria general de LAB, Garbiñe Aranburu, junto a Adolfo ‘Txiki’ Muñoz, de ELA.

donostia- Aunque las cajas de resistencia se usan desde que existen conflictos laborales, en estos momentos solo unos pocos sindicatos cuentan con un fondo permanente de dinero para apoyar a afiliados en huelga. Además de ELA, a nivel estatal utiliza de manera recurrente la caja de resistencia el sindicato USO, si bien esta herramienta ha sido construida en muchos conflictos por iniciativa de los propios trabajadores, tanto en Euskadi como en otros territorios del Estado. En cuanto al resto de grandes centrales, hace años que abrieron el debate sobre la necesidad de contar con una caja fija, pero a día de hoy el plan o bien sigue en el cajón o se ha activado solo parcialmente.

Así, por ejemplo, en los estatutos del sindicato LAB aparece entre los derechos del afiliado solicitar la aportación de la borroka kutxa “cuando se cumplan los requisitos fijados”, si bien su utilización es muy puntual y de forma muy distinta a la de ELA. Desde la central de la izquierda abertzale explican que la borroka kutxa, que se puso en marcha en 2011, se utiliza para pagar multas que puedan surgir en el desarrollo de movilizaciones y no para los afiliados en huelga. Únicamente en conflictos muy largos y “potentes” se podría echar mano de la caja, pero para hacer frente a situaciones particulares extremas y con aportaciones básicas de unos 600 euros.

CCOO y UGT de Euskadi, muy críticos con el uso que hace ELA de su caja, abrieron en la década pasada un debate intenso sobre la necesidad de contar con un colchón económico de este tipo, pero hoy día no han puesto en marcha la iniciativa. En todo caso, en conflictos puntuales de mucha envergadura afiliados de ambos sindicatos han organizado colectas para respaldar los ingresos de los huelguistas.

La actual secretaria de CCOO-Euskadi, Loli García, ha reconocido que la posibilidad de montar una caja propia sigue sobre la mesa y que podrían darse pasos próximamente. Como UGT, la central de Loli García notificará a la hacienda vizcaina que no ha hecho pagos a afiliados en huelga en los últimos cuatro años.

El requerimiento del ente foral vizcaino no ha pillado desprevenido al sindicato USO, cuya Caja de Resistencia y Solidaridad (CRS) ha abonado a nivel estatal más de cinco millones de euros en los últimos 20 años. Desde LSB-USO explican que hacienda ya controla desde hace años los pagos que se hacen desde la caja y aseguran que en las últimas semanas no han recibido ningún requerimiento en ese sentido -tampoco LAB ha recibido una carta pidiendo información sobre los pagos de la borroka kutxa-.

19 millones en cuatro añosLo cierto es que, aunque hay un consenso sobre la necesidad de contar con un dinero extra para hacer frente a imprevistos, la caja de resistencia de ELA levanta ampollas entre el resto de centrales. La realidad es que los afiliados del sindicato mayoritario, que destinó entre 2012 y 2016 más de 19 millones a la caja, están en una posición ventajosa respecto al resto de trabajadores a la hora de aguantar una huelga. Al margen de que esto pueda acarrear divisiones, es evidente que la caja convierte a ELA en una organización más atractiva y que el resto parten un pasito por detrás en la carrera por la afiliación.

En todo caso, para que ELA recurra a la caja de resistencia es necesario que el conflicto cuente con el respaldo mayoritario de los trabajadores y que, entre estos, más de la tercera parte estén afiliados. La paga básica es de 866 euros, que puede ascender hasta los 1.733 si el conflicto se considera estratégico. Para tener derecho a la indemnización completa es necesario contar con una antigüedad como afiliado de seis meses.

En el caso de USO, abona el 100% del salario en una huelga o en caso de despido por motivos sindicales con tres meses de antigüedad como afiliado, y cubre también indemnizaciones en caso de invalidez o fallecimiento.

Por otro lado, es común la constitución de cajas de resistencia por los propios trabajadores en conflictos concretos, como ocurrió con las contratas de Movistar o, a nivel estatal, en las huelgas de Coca Cola o Panrico.

las cajas sindicales

ELA. Su uso requiere que al menos una tercera parte de la empresa o sector en conflicto esté afiliado. Para recibir la ayuda básica se piden seis meses de antigüedad como afiliado. Las cuantías eran en 2017 de entre 866 y 1.733 euros.

LSB-USO. El fondo es estatal y cubre el salario completo desde los tres meses de antigüedad como afiliado. Además de huelgas y despidos por motivos sindicales, cubre también ayudas por invalidez o fallecimiento.

LAB. Desde 2011 cuenta con una borroka kutxa que usa principalmente para pagar multas y sanciones imprevistas. En huelgas muy largas puede llegar a abonar una cuantía básica de unos 600 euros.

LAB denunció que la decisión de la hacienda vizcaina de inspeccionar el dinero que pagan los sindicatos desde la caja de resistencia es “una ataque al sindicalismo de confrontación”.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido


COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902