Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
mercado

La Real no piensa fichar en enero

si surge una oportunidad atractiva que interese a largo plazo podría cambiar de planes

Mikel Recalde - Martes, 2 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

votos |¡comenta!
Sergio Canales, en el último partido ante el Sevilla.

Sergio Canales, en el último partido ante el Sevilla. (Ruben Plaza)

Galería Noticia

  • Sergio Canales, en el último partido ante el Sevilla.

donostia- La Real no reforzará su plantilla en el mercado de invierno que se abrió ayer 1 de enero. Esos son al menos los planes a priori que tiene en mente la dirección deportiva txuri-urdin al no considerar prioritaria el reforzar ninguna de las demarcaciones del equipo. La eliminación en la Copa, lo que va a permitir a los blanquiazules afrontar la cuesta de enero con bastante mayor comodidad, seguro que ha contribuido para que definitivamente se respire tanta tranquilidad en los despachos de Zubieta y Anoeta.

El verano pasado, la Real estuvo a punto de reforzar la medular con la contratación de Pierre-Emile Hojbjerg, mediocentro del Southampton, pero finalmente se frenó la operación porque decidieron apostar firmemente por Igor Zubeldia. El azkoitiarra cada vez se encuentra más integrado en la primera plantilla y tanto su evolución como sus posibilidades son muy grandes, por lo que el cuerpo técnico no tiene previsto apuntalar su centro del campo.

El puesto que parece que se quedaba algo renqueante tras la salida de Vela es el de extremo. La intención de la dirección deportiva era volver a apostar por Zubieta y ascender a Martín Merquelanz, que estaba protagonizando una temporada espectacular en el Sanse. La mala suerte se ha cebado con el irundarra ya que a pocas semanas de cumplir el sueño de su vida, se rompió el ligamento cruzado de la rodilla izquierda, por lo que no volverá a jugar en el presente curso.

Pese a que la lógica invita a pensar en que tendría que venir otro extremo para ocupar dicha plaza que ya en verano se intentó cubrir con la firma del Atlético Ángel Correa, todo parece indicar que Eusebio ha dado el visto bueno a seguir hasta el final de la campaña sin que llegue ningún otro refuerzo para sus bandas.

El planteamiento queda a expensas, como es normal, a que se presente una buena oportunidad en el mercado. En ese caso, lo único que haría cambiar de planes a los gestores blanquiazules sería la posibilidad de contratar a un futbolista con un recorrido a largo plazo. Es decir, en ningún caso se va a buscar la cesión de un jugador que llegue cedido y ejerza de parche hasta el mes de junio, ya que no se tiene la sensación de emergencia en ninguna demarcación.

Algo similar a lo que sucedió en 2014, última vez en la que la Real acudió al mercado de invierno. En aquel mes de enero, los donostiarras se hicieron con los servicios de Sergio Canales previo pago al Valencia de 3,5 millones de euros, para reforzar el plantel con una apuesta firme a largo plazo que tampoco parecía de carácter urgente al firmarle por tres temporadas y media. El cántabro acabará su relación en el mes de junio y desde ayer ya tiene libertad para negociar con el equipo que considere oportuno.

Jokin Aperribay y su consejo no son demasiado amigos de acudir al mercado de invierno, al que consideran caro y difícil. Pese a ello, en el enero de 2016, trataron de contratar a Juanmi, que solo llevaba media temporada en el Southampton y que no tenía ninguna intención de prolongar por más tiempo su aventura por tierras inglesas. Finalmente, dada la negativa de Ronald Koeman, su entrenador por aquel entonces, hubo que esperar hasta la apertura de la ventana del verano para convencer a los Saints y contratar al héroe de la clasificación europea del curso pasado con su inolvidable testarazo en Vigo en la última jornada. Otras veces incluso se llegó a rozar el ridículo con la esperpéntica contratación fallida de Nabil Bahoui, un desconocido delantero sueco de 23 años de edad, que ya ha conseguido que ningún aficionado dé por cerrado el mercado hasta que se cumpla el último minuto de su horario.

La verdad es que si se analiza la lista de fichajes realzales que se incorporan a mitad de campaña no se puede decir que han tenido demasiado éxito, sobre todo en sus últimos intentos. Aunque a nadie se le escapa que el regreso de Kovacevic, la llegada de Nihat -que explotó meses después-, y nombres como los de Westerveld, Savio, Martí, Mark González o Abreu dejaron una huella imborrable por su rendimiento pese a aterrizar en mitad de la campaña algo que nunca es fácil, sobre todo por la necesidad de que se adapten con celeridad al club.

Por lo tanto, en este mes de enero, la patata caliente del consejo va a ser, por segundo año consecutivo, la posible salida de Rubén Pardo. El riojano ya estaba dispuesto a abandonar Donostia el pasado verano, aunque finalmente no le sedujo ninguna de las ofertas que le llegaron y el cuerpo técnico le convenció para que se quedara con la promesa de que iba a haber minutos para todos. El jugador no estaba nada convencido de que Eusebio fuese a cumplir lo que le habían dicho, como así se ha demostrado al quedarse fuera de muchas de las convocatorias y haber jugado en Liga un total de 23 minutos repartidos en dos partidos (132 en Copa y 100 en Europa League).

Pardo renovó el año pasado hasta 2020, por lo que ahora habrá que estudiar una solución que permita contentar a las dos partes, ya que su situación actual no beneficia ni a la Real ni al propio jugador. En Anoeta esperan ofertas para activar o no su segunda marcha de Donostia.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido


COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902