Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Tribuna abierta

En torno al último suspiro de Buñuel

Por Josu Montalbán - Sábado, 30 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:12h

votos |¡comenta!

Recién he acabado de leer el libro autobiográfico de Luis Buñuel Mi Último Suspiro, escribo este artículo obsesionado por una idea que resulta contradictoria en su formulación: ¿es acaso el surrealismo la forma más sincera y práctica de sentir y vivir el realismo?

A lo largo de las páginas en las que Buñuel recoge sus pensamientos y las andanzas a las que le llevaron dichos pensamientos, va desarrollando la crónica de un tiempo complejo en el que la sociedad española vivía atribulada por una reata de cambios políticos, sociales y culturales que obligaron a buena parte de los protagonistas a vivir en la provisionalidad, huidos de su España, sometidos a modos de persecución sibilinos aunque implacables que les llevaron a articular el movimiento surrealista, o a adscribirse al movimiento surrealista europeo que les sirvió de protección. El surrealismo se convirtió en un espacio protegido, una zona de reserva habilitada a un lado de la realidad que entonces estaba teniendo lugar. Si el realismo seguía las normas y principios que la realidad imponía, el surrealismo era una forma benigna, creativa y artística de la rebeldía.

El libro de Buñuel recoge los avatares de su vida y andanzas. A lo largo de sus páginas reflexiona sobre sus trabajos, tanto literarios como cinematográficos, tratando sobre temas controvertidos de su tiempo y siempre situado en los bordes de lo legalmente permitido, es decir, en constante conflicto con los poderes políticos y económicos de aquel tiempo. El surrealismo aquel fue un movimiento efímero como tal, pero dada su condición de “movimiento artístico con planteamientos ideológicos orientados en contra de las teorías tradicionales sobre estética, ética y política, y en favor de nuevos símbolos y mitos alejados del racionalismo”, duró a lo largo de casi todo el siglo XX, pues no en vano fue un siglo de gran inestabilidad política y social en España.

Los gurús del surrealismo se dejaban llevar por sus impulsos, movidos por cierto automatismo mental, que se expresaban desasistidos de cualquier control de la razón y alejados de modas y usos generalizados en el tiempo.

Si aquellos que se autoproclamaban surrealistas no hubieran mostrado claramente sus productos, en las diferentes disciplinas, habrían sido tachados de “ajenos” a su tiempo y al sistema en que les tocó vivir. No tanto porque fueran pobres o desposeídos, sino porque se hubieran visto obligados al adocenamiento enrevesado y zafio al que muchos inquietos de entonces se vieron abocados. Pero la verdadera razón que me mueve a escribir este artículo es recoger algunos trozos literales que permiten constatar de qué modo un genio como Buñuel se vio obligado a atemperar su impulso revolucionario. Al final, la conclusión que me ha quedado es que, a pesar de su vida convulsa e inquieta, vivió momentos de calma en los que hacía lo mismo que cualquier otro de su tiempo: asumir su realidad como una consecuencia inevitable del destino.

La obra de Buñuel contiene párrafos extraordinarios. En uno de ellos subraya cuál era la visión que los surrealistas generalizaron sobre el trabajo como “valor sacrosanto” para la sociedad burguesa, de qué modo fue el surrealismo el que denunció aquella idea del “trabajo liberador” como una auténtica falacia: en ese sentido recoge un texto de Tristana que dice, “Pobres trabajadores. ¡Cornudos y apaleados! El trabajo es una maldición, Saturno. ¡Abajo el trabajo que se hace para ganarse la vida! Ese trabajo no dignifica, como dicen, no sirve más que para llenarles la panza a los cerdos que nos explotan. Por el contrario, el trabajo que se hace por gusto, por vocación, ennoblece al hombre. Todo el mundo tendría que poder trabajar así. Mírame a mí: yo no trabajo. Y, ya lo ves, vivo, vivo mal, pero vivo sin trabajar”.

Por fin, su surrealismo parece sucumbir cuando se propone hacer recuento y balance de su vida: “Me sentí muy impresionado por el testamento de Sade, en el que pide que sus cenizas sean arrojadas en cualquier parte y que la Humanidad olvide sus obras y hasta su nombre… Desearía poder decir lo mismo de mí… Encuentro falaces y peligrosas todas las ceremonias conmemorativas, todas las estatuas de grandes hombres… ¿Para qué sirven?... Viva el olvido… Yo solamente veo dignidad en la nada” (capítulo titulado A favor y en contra). En casi veinte páginas va recogiendo, a modo de eslóganes o mandamientos, principios e ideas que fueron esenciales durante su vida. En ese capítulo desarrolla todo un examen de conciencia, superficial, que tanto da valor a su obra señalando cuanto de valioso tuvieron sus ideas y la lucha derivada de ellas, como critica aquella ideas que, mientras vivía, consideró sus verdades absolutas. Pocas veces un libro autobiográfico recoge críticas de este tipo, puntos de desacuerdo con la propia vida de biografiado, pero Buñuel se muestra implacable consigo mismo, convencido de que a la vida sucede la muerte, que a la presencia en la vida, que los presentes consideramos siempre insustituible e imprescindible, sucede la ausencia, siempre inevitable e imprevisible.

Y por fin, en el capítulo que titula El Canto del Cisne desarrolla una loa al tiempo último que vivimos, el tiempo que precede a la muerte. Como si se tratara de un cisne en los instantes previos a su muerte, se despide con un “adiós” que no admite ningún tipo de excepción ni de explicación superior.

Se trata de una última genialidad, del mismo modo que resultan geniales sus explicaciones sobre los últimos instantes de la vida: “Hace tiempo que el pensamiento de la muerte me es familiar… Desde los esqueletos paseados por las calles de Calanda (de donde era natural) en las procesiones de Semana Santa, la muerte forma parte de mi vida, nunca he querido ignorarla, negarla. Pero no hay gran cosa que decir de la muerte cuando se es ateo como yo. Habrá que morir con el misterio. A veces me digo que quisiera saber, pero saber ¿qué? No se sabe ni durante, ni después. Después del todo la nada. Nada nos espera, sino la podredumbre, el olor dulzón de la eternidad… Tal vez me haga incinerar para evitar eso”.

¿Se trata de un último intento de retorno a la realidad? Culmina su libro con una ocurrencia: “Una confesión: pese a mi odio a la información, me gustaría poder levantarme de entre los muertos cada diez años, llegarme hasta un quiosco y comprar varios periódicos… No pediría nada más… Con mis periódicos bajo el brazo, pálido, rozando las paredes, regresaría al cementerio y leería los desastres del mundo antes de volverme a dormir satisfecho en el refugio tranquilizador de la tumba”.

Bello final. Yo también me apunto a ese final, a ese toque surrealista de Mi Último Suspiro de Luis Buñuel.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido


COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902