Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Quosque tandem..!

Una sociedad adormecida

Carlos Etxeberri - Domingo, 24 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 08:11h

votos |¡comenta!

El resultado de las elecciones catalanas puede tener una gran influencia en el futuro de Euskadi, no por la reafirmación del apoyo de los ciudadanos a las fuerzas soberanistas y el cuestionamiento de la aplicación del artículo 155 de la Constitución por el Gobierno de Madrid, sino porque la victoria del ‘joseantoniano’ Ciudadanos como primera fuerza política en Catalunya, con más de un millón de votos, va a forzar de manera importante los impulsos centralizadores en el Estado y con ello poner en cuestión los Derechos Históricos de los vascos, entre los que destaca el Concierto Económico. La formación de Albert Rivera es la única del Estado, al margen de los barones del PP y del PSOE, que se ha manifestado radicalmente contraria al Concierto Económico.
Si el sorpasso que Ciudadanos ha dado al PP en Catalunya se confirmase en unas elecciones generales el peligro que se cierne sobre el Concierto Económico aumentaría de manera proporcional al número de parlamentarios que tendría este partido si logra superar los actuales 32 escaños que tiene en el Congreso y consigue alcanzar los más de 50 diputados o senadores necesarios para poder presentar un recurso de inconstitucionalidad contra el Concierto Económico y el Cupo.
Aunque algunos dudan de que la proyección que Ciudadanos, –un partido que nació en Catalunya para combatir el catalanismo–, ha tenido en estas elecciones sea trasladable al Estado, sin embargo, lo que es cierto es que al PP de Rajoy le ha salido un competidor importante que va a ganar en el Estado allá donde pueda a costa de su debilidad. Y en esta situación la España una y centralizada se convierte en la única estrategia política para vencer al adversario, lo que significa una revisión a la baja del fracasado Estado de las autonomías. ¿Qué se puede esperar de un personaje como Albert Rivera, ferviente impulsor de la aplicación del artículo 155 de la Constitución y que pide la devolución de las competencias de Educación al Estado? Sinceramente, nada.
Y en este contexto hay que aplaudir la reacción del exconsejero de Hacienda y padre del Concierto Económico, Pedro Luis Uriarte, que sin más dilación y en una sucesión de varios tuits ha mostrado su gran preocupación por las consecuencias que para los vascos puede tener el reforzamiento de una mayor presencia de Ciudadanos en el Estado, tras el apoyo recibido en Catalunya. Hasta el punto de calificar de “negativos” los resultados electorales en Catalunya por lo que supone de añadir una mayor presión futura al Concierto Económico y al Cupo.
Ante este escenario, Pedro Luis Uriarte, vuelve a apelar a la conciencia, al compromiso y a la actuación de los vascos en la defensa del Concierto Económico ante una nueva reedición de los ataques a nuestro autogobierno por parte del dirigente de Ciudadanos que tan despectivamente se refiere a esta figura singular de nuestro autogobierno, en una demostración de ignorancia y populismo supinos. La cruzada antivasca contra el Concierto Económico que presenciamos hace dos meses se puede volver a producir en cualquier momento, sobre todo si nos hallamos en vísperas electorales, como por ejemplo los próximos comicios forales y municipales. Por eso, es bueno que los vascos se apunten a la Comunidad del Concierto Económico impulsada por Pedro Luis Uriarte, que ya lleva un total de 3.383 adhesiones, para defender este derecho histórico y columna vertebral de nuestro autogobierno ante el acoso que por parte de los partidos españoles se está produciendo. 
Algunos están echando de menos el vigor y la fuerza que en el pasado tuvo la ciudadanía vasca en la defensa de sus intereses y que ha hecho posible que hayamos llegado a la situación en la que nos encontramos, al constatar la existencia de una sociedad adormecida e insensible ante los acontecimientos que pueden estar afectando ya o lo pueden hacer en el futuro más próximo. Es como si de repente los ciudadanos estuvieran bajo los efectos de una anestesia colectiva en donde nada llama la atención y todo se acepta con una especie de resignación colectiva, siempre y cuando no haya afección a la situación individual de cada uno.
Tampoco se vislumbra ninguna reacción crítica en general por parte de los jóvenes ante una situación de incertidumbre como la que estamos viviendo, a pesar del crecimiento económico. En un panorama en donde los mileuristas de hace unos años son a día de hoy unos auténticos privilegiados en el mundo del trabajo, no parece que exista mucho movimiento social por parte de los jóvenes que trate de modificar el actual statu quo. Habrá que preguntarse si la culpa es de las generaciones anteriores que, después de tanto esfuerzo en el pasado, parece que se encuentran desfondadas, sin haber sido capaces de trasladar a sus hijos esos valores de ambición e ilusión para que las cosas puedan cambiar.
Eso es lo que parece deducirse de la total ausencia de reacción a las recientes declaraciones del coordinador de EH Bildu, Arnaldo Otegi, en las que afirmaba que “alguna gran empresa vasca presionó con un cambio de domicilio, si PNV, PSE y PP no rebajan la fiscalidad”. Veinte días después de esta grave acusación, por lo que supone de la existencia de una posible injerencia de las empresas en las decisiones políticas de este país que afectan al conjunto de los ciudadanos en un asunto tan importante como es la fiscalidad, nadie ha respondido. Aunque solo sea para desmentirlas.
Parece que nos hallamos en un planteamiento maniqueo por el que depende quién sea el interlocutor lo que diga pueda tener o no carácter de verosimilitud, haciendo abstracción del contenido de sus afirmaciones en un intento de pasar página cuanto antes con el fin de que otro acontecimiento sepulte su efecto.
Si estas graves acusaciones del más importante dirigente de una formación política vasca tienen como respuesta el silencio, deberemos colegir que, siguiendo el refranero, el que calla otorga con lo que la situación se convierte en preocupante y viene a confirmar a quien va a favorecer la rebaja de cuatro puntos en el Impuesto de Sociedades con la consiguiente reducción en las deducciones a I+D+i, inversión en activos fijos y generación de empleo. A las empresas industriales y manufactureras de Gipuzkoa, parece que no, tal y como se va constatando cada vez que se analiza de manera empírica el acuerdo fiscal firmado con el PP para apoyar los resupuestos del Gobierno Vasco.
Habrá que mirar al territorio al oeste del rio Deba –leáse Bizkaia-, para situar la empresa a la que se refiere Otegi, ya que es allí donde están ubicadas las compañías de sectores como servicios, comerciales e intermediación, como por ejemplo, construcción, banca y energía, que más se van a favorecer de esta medida por mucho que desde el Gobierno Vasco se diga que las pymes van a ser las más beneficiadas. Y en esos sectores destacan importantes compañías que teniendo su sede social en Bizkaia cuentan con centros operativos en el Estado.
Sorprende este silencio que puede tener relación con una práctica de los dirigentes políticos que tienen como principal objetivo la consecución a toda costa de la estabilidad política, económica y financiera en el momento actual, olvidándose de que la implementación de la actuación política debe tener la mirada más puesta en el futuro que en el presente. De que nos sirve reforzar una estabilidad en este momento, si esa situación no se fortalece y se proyecta con solidez hacia el futuro.
El futuro se hace en el presente y por eso ceñir la actuación política de las instituciones a la gestión de la estabilidad parece un sin sentido, cuando deben ser potentes instrumentos y palancas de cambio para sentar las bases de nuevos escenarios tan o más fuertes y sólidos que los actuales. Para la gestión de las instituciones ya están los funcionarios. l

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido


COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902