Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Los primeros humanos se adaptaban al frío calentándose con hogueras de huesos

Expertos de la UPV descubren esta práctica tras estudiar el yacimiento de Labeko Koba (Arrasate) y otros en Cantabria y Asturias

Lunes, 18 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

votos |¡comenta!
Quema de huesos experimental de los arqueólogos.

Quema de huesos experimental de los arqueólogos. (Foto: Alvaro Arrizabalaga (UPV/EHU))

Galería Noticia

  • Quema de huesos experimental de los arqueólogos.

dONOSTIA- Las condiciones glaciares de hace 40.000 años, cuando los primeros humanos modernos llegaron a la península ibérica, pusieron en serias dificultades a nuestros antepasados, quienes tuvieron que recurrir a los huesos de animales como combustible, en un medio de tundra donde escaseaba la madera.

Expertos de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) han llegado a esta conclusión, tras analizar los sedimentos de los yacimientos de Labeko Koba (Arrasate), Esquilleu (Cantabria) y Coimbre (Asturias), en varios estudios en los que también han participado arqueólogos de la Universidad Complutense, la UNED, la Universidad Autónoma de Madrid y el Museo Nacional de Ciencias Naturales.

El clima que se encontraron en la cornisa cantábrica estos primeros homo sapiens era “extremadamente frío”, con presencia de rinocerontes lanudos, mamuts y muy poca vegetación. “Un paisaje propio del actual norte de Escandinavia” donde había muy poca madera y probablemente situada a largas distancias, explica el profesor titular de la UPV/EHU Álvaro Arrizabalaga.

En este contexto, la crudeza de los inviernos obligó a los humanos prehistóricos a aguzar el ingenio y a utilizar todos los recursos que tenían a mano, como los huesos de animales que emplearon como combustible tras extraerles el tuétano, un alimento “muy nutritivo” al que, como recuerda Arrizabalaga, nuestros antepasados no estaban dispuestos a renunciar.

Los expertos de la UPV/EHU constataron los primeros indicios de este peculiar uso de los huesos en el yacimiento de Labeko Koba, una gruta de Arrasate en la que localizaron varios tramos de sedimento “ennegrecido” por el fuego donde, “sorprendentemente” apareció “una cantidad enorme” de restos óseos de bisonte quemados pero ninguno de carbón vegetal. Algo que, resultaba “difícil de entender”. En ese momento, los responsables de la excavación comenzaron a plantearse la hipótesis, “puramente teórica”, de qué huesos podrían haber sido usados, entre 41.000 y 36.000 años atrás, para alimentar las llamas. Poco después, ante el escepticismo de un colega y con una apuesta de por medio, decidieron comprobar su tesis de manera práctica mediante un experimento con restos de vaca.

Arrizabalaga aclara que, para ello fue necesario trocear el material con el fin de utilizar como combustible la grasa retenida en los poros de los huesos, a la que, por otra parte, los humanos prehistóricos no tenían otra forma de sacar rendimiento.

Seguidamente, iniciaron un fuego con hierbas secas y fueron calentando los fragmentos óseos, poco a poco, para alimentar con ellos una hoguera que demostró que el uso de huesos como combustible “no solo era viable sino también muy eficiente” pues, como aclara el arqueólogo vasco, “aunque no se alcanzaron temperaturas tan altas como con la madera, su durabilidad era mucho más larga”.

Un kilo de hueso triturado puede proporcionar hasta seis o siete horas de fuego, cuando con uno de pino se obtienen sólo 30 minutos, y con uno de encina algo más de una hora, precisa el experto. “Eso es porque el carbonato cálcico del hueso funciona como una mecha y hace que la grasa se consuma poco a poco, como si se tratara de una vela, y por eso la temperatura es menor pero dura mas tiempo, lo que te permite pasar toda una noche sin preocuparte del fuego”, relata el profesor de la UPV/EHU, quien recuerda además que este tipo de combustión “no huele en absoluto”.

Los hallazgos realizados poco después en la cueva cántabra de Esquilleu corroboraron estos resultados, tras descubrirse que sus primitivos habitantes, en este caso neandertales que vivieron en aquel lugar hace entre 40.000 y 100.000 años, también habían empleado huesos de cabras montesas con el mismo fin.

Más recientemente, el yacimiento de Coimbre, en Asturias, ocupado hace entre 15.000 y 25.000 años por humanos modernos, arrojó unas “pautas muy similares” pero esta vez con restos óseos de cabras y rebecos. “Todo ello -recalca Arrizabalaga- demuestra que se trata de una práctica transversal que se produce si en el medio hay poca madera, independientemente de la especie humana que la practique, del período en el que nos encontremos y de los animales cazados”. “Es una manera de sacar provecho de lo que para ellos no es más que basura, un subproducto al que de otra forma no pueden sacar ningún tipo de beneficio”, relata el arqueólogo guipuzcoano.

“No se conocía nada parecido en la península ibérica y ahora ya tenemos un yacimiento en el País Vasco, otro en Cantabria y un tercero en Asturias, en distintos momentos y con distintos actores, que utilizan la misma técnica para calentarse cuando no hay prácticamente leña en el entorno por condiciones climáticas muy frías”, concluye el experto. - Efe

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido


COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
    • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902