Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Colaboración

La guerra infernal siria

Por Igor Barrenetxea Marañón - Miércoles, 6 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

votos |¡comenta!

la prácticamente consumada derrota del Estado Islámico (EI) en todos los frentes no nos debe hacer desviar la mirada sobre la cruda semblanza de la guerra civil siria. El informe de Amnistía Internacional (AI) denunciando los crímenes cometidos por los principales bandos en disputa compila la magnitud de este horror sin poder emitir un sonido. Solo espanto.

Las cifras de muertos (más de 300.000 sin contar los heridos) y de desplazados (unos cinco millones) ya son bastante elocuentes, amén de las imágenes que hemos podido ver de las ciudades completamente arrasadas y liberadas, como Alepo, victorias absurdas por lo que implica la destrucción de tu propio país. Pero los testimonios que se recogen en dicho informe de las víctimas sobre el terreno son todavía más escalofriantes y crudos.

El Estado Islámico ha dejado tras de sí innumerables fosas comunes de centenares de personas que fueron liquidadas en nombre de un orden superior que solo ha buscado imponer un régimen totalitario y cruel. Sin embargo, el gobierno de El Asad tampoco ha actuado de forma más noble durante estos acontecimientos, sitiando por hambre a las ciudades rebeldes, sin importarle la suerte que corría la población civil -algo que también hicieron los rebeldes- participó en el uso de armas químicas, aunque se ha negado a reconocerlo, a la par que bombardeaba por tierra y aire incesantemente las ciudades sitiadas hasta lograr la quiebra de la resistencia y su rendición por aplastamiento. Además, habría que añadir las torturas salvajes, violaciones, asesinatos impunes… En suma, toda una colección de horrores que parece mentira que puedan producirse;primero, porque se desarrollan contra el pueblo por el que se dice luchar;y segundo, por la mera capacidad del ser humano de llegar a tales extremos de crueldad en pleno siglo XXI.

Han transcurrido nada menos que seis largos años de contienda y no hay buenas noticias sobre su pronta resolución. Aunque en los primeros meses fue una violencia puntual, mientras se iban definiendo los frentes, hemos visto cómo el país se ha fragmentado, con los rebeldes sirios, fuerzas ligadas a Al-Qaida, kurdos, las milicias del EI, aunque ya en franca derrota, y los ejércitos de El Asad y sus aliados, tropas iraníes y de Hezbolá. Sin olvidarnos, por supuesto, de la intervención de fuerzas rusas que, gracias a la decisión de Putin, apuntalaron un régimen que parecía moribundo.

Para los defensores del viejo régimen, solo ha existido, desde un principio, una única opción, la victoria total y absoluta contra lo que han denominado “terroristas”, aunque la lucha ha sido algo más que intentar abatir a un puñado de rebeldes. En cambio, aquellos que se han unido para luchar contra la denostada dictadura, el Ejército de Liberación Sirio, no puede consentir que todo siga como antes, que el tirano El Asad ocupe el poder, sabiendo que su gestión de la posguerra será la de consumar su propia victoria trágica. Porque, ¿quién les asegura que tras recuperar el control del Estado sobre la población se limite a imponer, de nuevo, su ley y persiga con mayor saña a los insurrectos? Salir del atolladero sirio es complicado, ya que, además, hay fuerzas que han militado en uno u otro bando por mero oportunismo, armadas y radicalizadas debido a la fiereza del conflicto, aparte de que están en el norte las aguerridas milicias kurdas, que han luchado con encono por sobrevivir ante los golpes del EI.

Una vez más, sería importante que la ONU recuperara su papel como mediador internacional y que fuera capaz de imponer una paz firme, lo más justa y reparadora posible. Pero mientras los intereses geoestratégicos de Rusia, Estados Unidos, Turquía, Irán y otros sigan allí, Siria seguirá siendo, además de un cruce de caminos, un polvorín de intereses y violencias.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido


COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902