Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Tribuna abierta

Aralar: todas las personas, todas las ideas, todos los proyectos

Por Aritz Romeo Ruiz - Lunes, 4 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

votos |¡comenta!
El hasta hoy presidente de la formación Aralar, Patxi Zabaleta, fundador de lo que nació como corriente de Herri Batasuna, durante su intervención en el último acto público de Aralar tras 16 años de existencia.

(EFE)

Galería Noticia

  • El hasta hoy presidente de la formación Aralar, Patxi Zabaleta, fundador de lo que nació como corriente de Herri Batasuna, durante su intervención en el último acto público de Aralar tras 16 años de existencia.

“Todas las personas, todas las ideas, todos los proyectos” fue uno de los primeros lemas de Aralar tras su constitución como partido político. Lema que sintetiza las ideas que conforman las raíces del proyecto político que ha defendido Aralar, pero que ha existido en la izquierda abertzale desde sus orígenes en la Mesa de Altsasu de 1978, y que seguirá subsistiendo tras la disolución de Aralar como partido político.

Aralar adoptó cuerpo político en el marco del proceso Batasuna, tras la ruptura de la tegua de ETA en 1999, en un contexto de importante frustración, ante la incapacidad para superar el ciclo de la violencia. En aquel momento se tomó la determinación de estructurar una corriente de opinión y presentar una ponencia en el seno del proceso interno que marcaría la transición de Herri Batasuna a Batasuna.

Al entender que dicho proceso interno no contó con los condicionantes mínimos que exige un funcionamiento democrático, Aralar tomó la decisión de no integrarse en Batasuna. Es falso, por tanto, la manida referencia a que Aralar fuera una escisión de Batasuna (difícilmente puede alguien salir de dónde no ha entrado). Así, Aralar se constituyó como asociación política, primero, y como partido político, después.

Aquella decisión, valiente, difícil y con consecuencias muy duras para muchos de los que la adoptaron, se ha demostrado, al cabo de 17 años, necesaria y acertada para el fin con el que se tomó: dotar de un futuro político al conjunto de la izquierda abertzale. Futuro político que será próspero si se articula en torno a las ideas de respeto a la pluralidad, exclusividad de la lucha política y civil, y defensa del principio democrático, ad intray ad extra.

Aralar, por tanto, nació como partido para desaparecer en el momento en que se cumplieran sus objetivos fundacionales.

Aunque las cosas no han sucedido del todo como en su día las habíamos imaginado, hoy podemos decir con satisfacción que esos planteamientos se han cumplido en su práctica totalidad.

Defendíamos la paz, como base para la reconciliación, como presupuesto previo para sentar los pilares de la convivencia en Euskal Herria. La paz por la paz. Sin contraprestaciones. Sin vencedores ni vencidos. Una paz que afrontara el fin de la actividad armada de ETA y que, en otro estadio, asumiera y abordara, también, la reparación a las víctimas y la situación de las personas presas y de sus familiares. El cese definitivo de la lucha armada de ETA marca el presupuesto principal de la paz, y por tanto, la exclusividad de las vías civiles y políticas se ha impuesto. A pesar de ello, quedan importantes cuestiones que abordar en materia de víctimas y de presos y política penitenciaria.

Reivindicamos la defensa sin excepciones de todos los derechos para todas las personas: de todos los derechos humanos, civiles y políticos, como base para convivencia, partiendo del principio de pluralidad de la sociedad de Euskal Herria, que en definitiva significa el reconocimiento al diferente como a un igual. Precisamente, el principio de igualdad, de pluralidad, de diversidad social y política y la defensa de los derechos humanos es uno de los ejes vertebradores de EH Bildu.

Propusimos la constitución de un sujeto político capaz de ilusionar a la sociedad, estructurado con base en el principio de democracia interna, con militancia propia y que desarrolle los proyectos políticos propios de la izquierda abertzale desde un punto de vista amplio y plural. Esa “Ezker Abertzale Zibil eta Zabala” que Aralar planteaba es hoy EH Bildu, que constituye la alternativa para gobernar nuestras principales instituciones desde la izquierda. Una EH Bildu que aún tiene un importante recorrido que caminar hacia un futuro de unidad desde la diversidad, en el que cobre importancia la propia militancia de EH Bildu y la pierdan los partidos políticos, que por sí solos no tienen capacidad para enfrentar los retos que nos exige la sociedad ni el futuro de Euskal Herria, de Nafarroa.

Abogamos por la creación de una fuerza de izquierda transformadora que resulte eficaz como instrumento político de transformación social. La lucha política de EH Bildu está orientada a la Justicia Social, a la solidaridad, al feminismo, al ecosocialismo, a la igualdad de oportunidades, y se articula, para lograr su eficacia transformadora, tanto en el plano institucional como en el plano de calle, con importantes puntos de interacción con los movimientos populares. En este ámbito hemos de enfrentar importantes retos en el seno de una izquierda que está sumida en una profunda crisis en Europa, acuciada en el contexto de la crisis económica global y estructural que padecemos.

Invocamos la defensa del derecho a decidir de Euskal Herria, articulado en torno a tres ámbitos, y con el reconocimiento expreso de que Navarra constituye un ámbito propio de decisión. La sociedad navarra es una sociedad que se ha demostrado madura y que debe decidir libre y democráticamente su futuro. Ese ámbito navarro ha sido reconocido expresamente por EH Bildu, aunque sin duda, tenemos que seguir trabajando para que la sociedad navarra vea reconocido su derecho a decidir por sí misma.

Y es que la consideración de Nafarroa como sujeto político es una de nuestras más marcadas señas de identidad. En Nafarroa, Aralar introdujo el concepto de la acción transversal en política, como consecuencia de la cual se crearon Nafarroa Bai, primero y EH Bildu después. Con Nafarroa Bai, Patxi Zabaleta ha sido el líder abertzale que mayor número de votos (78.000 en 2007) ha conseguido en Navarra. La materialización de esa idea de entendimiento entre diferentes fue la que abrió camino al cambio político que se está materializando en Nafarroa, en Iruñea y en los principales municipios.

La disolución de Aralar es toda una lección de dignidad política. Surgimos para desaparecer. Nacimos para construir un camino de futuro para la izquierda abertzale en un contexto en el que la violencia de ETA, y unas estructuras cerradas dificultaban hasta casi impedir su desarrollo. Desaparecemos para cumplir con la palabra dada, en un contexto en el que la violencia de ETA ha terminado de manera definitiva, y en el que la consolidación de EH Bildu dota a la izquierda aber-tzale de un próspero futuro en términos de pluralidad, democracia, y acción política transformadora, con reconocimiento expreso del ámbito de decisión de Navarra.

Patxi Zabaleta siempre ha repetido que en política hay que estar para defender unas ideas con base en unos principios. No puedo dejar de mencionar la inmensa satisfacción personal que siento por haber formado parte de Aralar, por haber compartido tantos momentos y luchas políticas con el resto de compañeras y compañeros. Las personas que hemos formado parte de este proyecto siempre podremos mirar a nuestro pasado con la cabeza alta por ejercer la actividad política en defensa de nuestros principios, y mostrarnos orgullosas de haber contribuido a la paz, a la construcción de la izquierda abertzale “Zibil eta Zabala” del siglo XXI, y de haber contribuido a sentar las bases para hacer posible el cambio político en Navarra. Las ideas y los principios de Aralar han estado en la izquierda abertzale desde el principio y seguirán existiendo después de nuestra disolución. Aralar desaparece. Nuestro proyecto continúa.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido


COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902