Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Quousque tandem...!

Hacer un pan como unas tortas

Por Carlos Etxeberri - Domingo, 3 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:12h

votos |¡comenta!

Galería Noticia

aunque para algunos neoliberales el acuerdo fiscal alcanzado entre el PNV, PSOE y PP que contempla una reducción del tipo general el Impuesto de Sociedades del actual 28% al 24% en 2019 ha sido “prodigioso”, no solo por sus consecuencias positivas para la mayoría de las empresas vascas que pagan el gravamen nominal, sino por lo que significa de “estabilidad económica y financiera”, sin embargo para algunos empresarios guipuzcoanos vinculados al sector industrial y manufacturero la alegría que manifiestan no es tan excitante por lo que supone también de rebaja en deducciones importantes como son las de inversión en I+D+i, en activos fijos, es decir, instalaciones y bienes de equipo, y creación de empleo.

La defensa que ha hecho el PP de las posiciones de Confebask -que no estaban recogidas en la reforma fiscal pactada entre el PNV y el PSOE-, para facilitar que el Gobierno Vasco pueda sacar adelante los presupuestos de 2018, puede suponer alguna rentabilidad política a la hora de aparecer como una fuerza necesaria para el discurrir de este país cuando ocupa la quinta plaza en el Parlamento Vasco, pero en términos económicos denota un gran desconocimiento de la realidad de Gipuzkoa porque penaliza, precisamente, a aquellos sectores que más invierten en I+D+i y en activos fijos y cuyos incentivos fiscales se van a ver limitados.

A los empresarios industriales no les preocupaba el tipo nominal del Impuesto de Sociedades del 28%, ya que en Gipuzkoa el tipo efectivo se situaba en el 20% antes de la reforma fiscal en línea con los países del norte de Europa, sino el atractivo de las deducciones fiscales a la hora de realizar inversiones. No porque su existencia justificase unas inversiones, que por razones obvias tienen un componente estratégico y competitivo, sino porque su nivel de retorno era un elemento importante al incentivar la cultura de la reinversión tan arraigada en nuestras empresas hasta el punto de hacerlas más fuertes para salir de las crisis como se ha podido ver.

Son curiosamente las empresas industriales que conforman la mayoría del tejido empresarial de Gipuzkoa las que más se van a ver afectadas por este acuerdo fiscal PNV-PSOE-PP mientras que los más beneficiados serán aquellos sectores de actividad más orientados a los servicios, comercialización e intermediación como, por ejemplo, construcción, banca, energía, seguros, etc., que cuentan con una menor presencia en nuestro territorio y mayor en otros como Bizkaia. Con lo que parece que esta supuesta bajada de impuestos a las empresas -que no es tal porque la caída del tipo general se compensa con la rebaja de las deducciones fiscales-, va a suponer hacer un pan como unas tortas y una afección al desarrollo futuro en términos de competitividad del territorio.

Muchos empresarios guipuzcoanos muestran su preocupación en privado, a pesar de que la patronal ha saludado afectuosamente la medida, porque parece que no tiene nada que ver con el discurso que hasta ahora hemos oído sobre la importancia de la industria en nuestra economía, su desarrollo para hacer de Euskadi un país competitivo en el mundo, su importancia a la hora de afrontar las crisis que previsiblemente vendrán, la necesidad de que nuestras empresas inviertan en I+D+i y desarrollen producto propio, el anclaje de las compañías con el territorio para hacerlo fuerte económicamente, etc. Parece un sin sentido cuando está meridianamente claro cuáles son las empresas que invierten y, por lo tanto, quiénes son beneficiarias de esos incentivos aportando valor y cuáles no.

Según los datos de la Hacienda Foral de Gipuzkoa correspondientes al año 2015, que es el último ejercicio que se ha liquidado, la deducción fiscal total que se aplicó a las empresas por sus inversiones en I+D+i, en activos fijos y creación de empleo alcanzó la cifra de 123 millones de euros correspondiente a un gasto total de 689 millones de euros. Una cifra que seguro se va a ver reducida en los próximos ejercicios.

La situación puede ser preocupante porque Gipuzkoa lidera la inversión en I+D+i de la CAV. Según datos del Eustat referidos a 2016, la inversión en I+D+i de Gipuzkoa en relación al PIB fue del 2,30%, muy lejos del 1,67% de Bizkaia y de algo más de un punto respecto a Araba que registró un 1,82%. La media de la CAV fue del 1,82%, mientras que en el Estado lo fue del 1,19%. Los datos no son nada halagüeños porque demuestran que, a pesar de la recuperación económica, la inversión en I+D+i está perdiendo peso si se compara con el año 2012 , cuando Gipuzkoa registró un índice del 2,6% el mayor de su historia.

Con estos preocupantes datos no se entiende cómo desde las instituciones se esté machaconamente insistiendo en la necesidad estratégica que como país tenemos para invertir mucho más en I+D+i y acercarnos a los ratios de los países europeos más industrializados y a renglón seguido se limiten las deducciones fiscales por este concepto. No parece que lo que se está haciendo tenga mucho que ver con el discurso que en relación a la incentivación de la I+D+i en este país venimos escuchando desde hace mucho tiempo. Otra cosa es la revisión de los mecanismos que garantizan que los proyectos que se presentan tengan el componente necesario de I+D+i para acogerse a las deducciones y para ello existen las herramientas correspondientes para su certificación.

Satisfechos los deseos de Confebask, gracias a la inestimable colaboración de un PP que ha actuado de lazarillo por necesidad de sacar cabeza política, más que por conocimiento del tejido económico de Gipuzkoa, habrá que ejercer de notario en los dos próximos años para saber si se cumple el vaticinio de que con un Impuesto de Sociedades al 24% -lo que significa liberar el pago de un importe total de 280 millones de euros-, las empresas vascas son capaces de invertir alrededor de 600 millones de euros y de crear casi 6.000 puestos de trabajo, tal y como aseguró en un informe la patronal vasca. Expertos como el catedrático de Hacienda Pública de la UPV, Ignacio Zubiri, han puesto en duda este escenario que propone Confebask, al rechazar de plano que una “bajada del tipo del Impuesto de Sociedades vaya a crear empleo”. “Quién se va a creer que porque se baje el Impuesto de Sociedades se va a contratar más trabajadores y a vender más”, asevera.

De momento, y como respuesta a esa insistente demanda ahora correspondida, la patronal ya podía empezar a pensar en cómo ir aumentando los salarios de los trabajadores, tal y como le están sugiriendo desde hace tiempo desde el Gobierno y Parlamento Vasco, con el fin de incentivar la economía. De momento, las políticas de los bancos centrales de la UE van a seguir por la senda de continuar impulsando liquidez monetaria al mercado, ya que, según aventuró la consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, en un desayuno coloquio organizado por Elkargi el pasado viernes en Donostia, se prevé que la actual situación de los tipos de interés seguirá invariable hasta bien entrado el año 2019.

Las consecuencias que puede tener esta modificación fiscal que en Gipuzkoa puede perjudicar a más empresas que beneficiar, teniendo en cuenta el tipo de su tejido productivo, es consecuencia de la alegría que desde ciertas formaciones políticas se toma la fiscalidad como un recurso fácil para resolver ciertos problemas, máxime cuando la recaudación se encuentra en máximos históricos, y sujeta a cualquier modificación que se le antoje a cada uno. Porque tan negativo puede ser bajar los impuestos como subirlos, con todo lo que ello genera de inestabilidad en un asunto que requiere de grandes dosis de certidumbre, sobre todo si se tiene en cuenta de que de los impuestos depende contar con unos buenos niveles del estado de bienestar social. Una cuestión en la que todos estamos obligados a actuar con responsabilidad.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido


COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902