Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Fernando Bernués | director teatral

“Estamos inmunizados ante el dolor;no queremos saber nada de las situaciones de otros”

‘La casa de la llave’, dirigida por Fernando Bernués y basada en el poemario de Mada Alderete, llega al teatro Victora Eugenia en dos sesiones, hoy en euskera y mañana en castellano

Uxue Razkin - Jueves, 30 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:12h

votos |¡comenta!
Fernando Bernués, director teatral.

Fernando Bernués, director teatral. (Juan Lazkano)

Galería Noticia

  • Fernando Bernués, director teatral.

donostia- En La casa de la llave se esconde una realidad que golpea, que escuece, que deja marca. En escena, una casa de acogida que soporta el eco de los episodios que sufrieron en el pasado varias mujeres que fueron víctimas de violencia de género. No suben al escenario, pero sus vivencias se transmiten sin interferencias de la mano de tres educadoras sociales -interpretadas por Ainhoa Aierbe, Mireia Gabilondo y Vito Rogado- que conviven con ellas y con sus hijos en ese refugio. Fernando Bernués, de la compañía Tanttaka, dirige esta adaptación del poemario homónimo de la periodista y educadora social Mada Alderete. Una puerta abierta para conocer el abismo.

“Tengo encerradas a seis mujeres / a sus hijas y a sus hijos / no es una cárcel / solo cuido de que sus amantes / no las quieran demasiado”.

-Es una mujer que durante siete años de su vida trabajó en casas de acogida y alguna casa de emergencia de mujeres víctimas de la violencia. En ese recorrido fue escribiendo poemas y en ellos nos encontramos con instantáneas de la vida en esas casas.

¿Qué se encontrará el público en esta adaptación?

-Es una invitación a puerta abierta a encontrarnos con la situación que están viviendo muchas mujeres que ya han dado el primer paso para mudar de vida, física y emocional, y encontrarnos con las dificultades de dar un paso efectivo, y el vértigo y lo complejo de salir de una situación que a todos nos parece compleja e insoportable, donde es muy fácil recaer.

¿Cómo nació la idea de adaptar ese poemario?

-Hace muchos años hicimos No me hagas daño, un texto de Rafael Herrero que narraba un hecho de violencia de género. Trabajando en esa función, gracias a él, conocí este poemario y desde el primer momento pensé que un día teníamos que llevarlo a escena. Es difícil trabajar con un material que no está concebido para hacer una obra dramática.

Han hecho cambios...

-Los poemas están escritos por una mujer y nosotros hemos estructurado la obra en tres perfiles, es como si contáramos con los tres turnos de educadoras. Una de ellas, encarnada por Vito Rogado, se relaciona con los hijos de esas mujeres y pone una positividad extraordinaria. El papel que interpreta Ainhoa Aierbe comprende muy bien por lo que están pasando porque ella también fue víctima de violencia de género, y el personaje que interpreta Mireia Gabilondo quizá tenga una proximidad antropológica, una mirada más analítica, no por eso menos empática. Estas tres mujeres coinciden poco en la casa pero en algunos momentos se relacionan entre ellas. De esta manera, nos encontraremos con muchos casos de las mujeres y con las sensaciones de las que tienen que convivir con una realidad así y que también pesa.

Las vivencias se conocen a través de las voces de esas tres trabajadoras sociales.

-Lo bueno de los poemas de Mada es que van más allá de la narración periodística. No hay una descripción, todo se encierra en una pequeña mirada, un algo más allá del relato estricto para que ayude a entender, a bucear, o a describir ese matiz que no está a simple vista. Ese es el gran valor que tienen los poemas;lo certeros que son, lo contundentes y que dan pequeñas llaves. No hace falta ver la descripción, porque es lo que más leemos desgraciadamente cada día. Sin embargo, esta mirada ofrecida desde un sitio más cercano es una invitación más llevadera, no nos engañemos. Alguien está filtrando ese abismo y te lo puede explicar un poco más. Además, hay otra reflexión sobre si los mecanismos de acogida son efectivos. Es muy importante que existan estos refugios pero quizá no es la única solución. Hay algo que es preocupante y es que casi la víctima vive en un régimen especial. En el texto hay un momento que una mujer dice: para estar en esta cárcel me hubiera quedado mejor con mi marido.

Sobre el espectáculo que han preparado...

-Tiene una dimensión estética importante. La música de Ainara LeGardon es fundamental, las imágenes de Maialen Sarasua aportan un vuelo poético muy sugerente. Con todo ello, te asomas a una realidad de una manera muy sugerente y creo que a todo el mundo puede interesarle esta manera de entrar.

En estos tiempos de anestesia total, en los que parece que no respondemos ante el horror, es importante que desde el teatro también se pueda narrar la realidad tan cruda.

-Todo lo que hagamos es poco. Los lenguajes artísticos son muy necesarios, funcionan como altavoces. Creo que es fundamental que se hagan producciones que aborden este tema. Además, los de Tanttaka siempre hemos llevado una línea de trabajo específica. Hicimos Comida para pecesque hablaba del mobbing-acoso laboral-, Muxuaque encierra la problemática del bullying y la homofobia en el contexto de una escuela, y La casa de la llavequeforma parte de un proyecto que se llama Trilogía contra el abuso.

¿De qué trata esa trilogía?

-Son tres propuestas dramáticas diferentes. La primera es Soka,que aborda el bullying, la segunda es La casa de la llavey la tercera, que afrontamos el año que viene, se llama Como un viento helado,que habla de abusos sexuales de padres a hijas. Me gusta el teatro de nociones y de emociones;no me gusta dar soluciones ni hay dogmas pero sí hay preguntas en el aire. Es cierto que estamos inmunizados al dolor, no queremos saber nada de las situaciones complicadas de otras personas, el cansancio que nos provoca. Tengo la sensación que todo el mundo piensa: bastante tengo con lo mío, como para poder bucear en las penas y en los dolores del otro. Esto es un reflejo de una sociedad cada vez más infeliz, más solitaria y en definitiva, con más miedo. En este sálvese quien pueda en el que estamos instalados, salimos perdiendo todos.

las claves

“Los lenguajes artísticos son muy necesarios, funcionan como altavoces;hay que abordar estos temas”

‘la casa de la llave’

Sinopsis. Tres actrices, en la piel y las entrañas de trabajadoras sociales, desnudan en “instantáneas de vida” el día a día de dos refugios -una Casa de Emergencia y una Casa de Acogida- para mujeres víctimas de la violencia.

Dirección y escenografía. Fernando Bernués.

Intérpretes. Ainhoa Aierbe, Mireia Gabilondo y Vito Rogado.

Música en directo. Ainara LeGardon.

Vestuario. Ana Turrillas.

Iluminación. Xabier Lozano.

Representaciones. Hoy (euskera) y mañana (castellano) en el Teatro Victoria Eugenia. 20.00 horas.

Entradas. De 10 a 18 euros.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido


COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902