Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Reflexiones

Que decida Cataluña

Por Joxe Arregi - Domingo, 15 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

votos |¡comenta!

La suspensión de la declaración de independencia por parte del Gobierno catalán ha abierto una puertecita a la esperanza de diálogo, pero persiste la inquietud. Nadie sabe lo que puede pasar. Yo no sé ni siquiera lo que está pasando, y creo bien poco de lo que los grandes medios nos cuentan, para influir más que para informar, para crear alarma y servir los intereses de sus amos más que para buscar soluciones a la gente del país, de todos los países. De pronto han desaparecido de sus páginas principales las cifras de paro de septiembre y de los inmigrantes muertos, la corrupción y los recortes (y la obsesión por Venezuela). Perversión del periodismo.

La situación es sin duda extremadamente compleja desde todos los puntos de vista, y las soluciones simplistas no pueden sino ser falsas y aumentar el sufrimiento. Pero hay un criterio último, puramente democrático, cuya más simple formulación no debiera admitir discusión, por difícil que sea su aplicación concreta: es Cataluña quien debe decidir, en última instancia, sobre su marco político y su relación con España. No es sin más la solución, pero es el criterio y la condición básica de toda solución democrática, razonable y duradera. Busquémosla. La solución es compleja, pero el criterio es simple.

Es la base de la convivencia cívica entre pueblos, regiones, nacionalidades o naciones… como más nos guste. O polis de ciudadanos simplemente, si eso parece más ilustrado. En la escala de Maslow, el sentido de pertenencia es la tercera de las necesidades básicas del ser humano, detrás de las necesidades biológicas y de la necesidad de seguridad. Somos ciudadanos de un pueblo, como somos un pueblo o una polis de ciudadanos. Somos ciudadanos de muchos pueblos que conviven, y la tierra entera es una comunidad de comunidades, una comunidad de vivientes. Convivamos.

Convivir es un deber, pero las formas concretas -los marcos políticos, por ejemplo- pueden ser múltiples, y siempre requieren un consenso de las partes. Todos los pueblos debemos convivir, pero solo podemos convivir por decisión libre. Todos los países han de ser solidarios, pero nada prueba que Cataluña vaya a ser menos solidaria por ser independiente. Imponer por la ley de la fuerza un marco de convivencia es negar la condición mínima de la misma. Son los azares de la historia, muy pocas veces el consenso libre de las partes, más frecuentemente los caprichos de las bodas monárquicas y casi siempre la fuerza de las invasiones militares, las que han trazado las fronteras estatales de hoy. Miremos el mapa y repasemos la historia, el mapa y la historia de Europa, por ejemplo. Nadie debe ser forzado a formar parte de un Estado en cuyas fronteras no se pueda entrar sin papeles y de las que no se pueda salir libremente.

No es Europa, sino España la que debe decidir si quiere seguir siendo parte de la Unión Europea. Gran Bretaña decidió separarse, y nadie se lo impidió. Tampoco Gran Bretaña impidió a Escocia ni Canadá al Quebec decidir si se iban o se quedaban. Es de países demócratas, civilizados. Simplemente. No cerraron el camino al diálogo y la negociación durante siete años, como han hecho con Cataluña el nacionalismo español y sus sucesivos Gobiernos del PP o del PSOE, enmascarándose en una Constitución cuya llave poseían (en una noche la cambiaron para lo que querían). Han impedido por la fuerza un referéndum legal en Cataluña. Han impuesto la ley de la fuerza más que la ley del derecho. Eso explica que estemos ahora donde estamos, y solo hay una salida.

Por muchas vueltas que le demos, en algún momento habrá que hacer un referéndum legal en Cataluña y, si la mayoría de los catalanes optara por la independencia, habrá que aceptarla. Y si no sabemos lo que realmente quiere la mayoría, no hay más que una forma de zanjar la cuestión: poner urnas y contar votos.

Impedirlo con leyes, cárcel, porras o tanques no llega ni a salvaje. Y además ya es imposible. Un vídeo es más fuerte que mil policías. Un tuit, más fuerte que un tanque. Cuantas menos vueltas le demos, será mejor para todos. Y para la democracia, la política en general. Que decida, pues, Cataluña lo que quiere ser. Y si luego el Valle de Arán quiere separarse de Cataluña, que lo decida también, cívicamente.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido


COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902