Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Mikel Irizar director foral de normalización lingüística

“En la medida en que seamos más innovadores, llevaremos el euskera a posiciones de liderazgo social”

Irizar reconoce que el bajo uso del euskera en Gipuzkoa no le ha pillado por “sorpresa”, pero se muestra optimista porque “existe un gran compromiso social” en torno a este idioma

Iraitz Astarloa Ruben Plaza - Domingo, 13 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:11h

votos | ¡comenta!
Mikel Irizar

Galería Noticia

donostia - En julio se han conocido dos estudios sociolingüísticos, uno del Gobierno Vasco y otro del Cluster que representan la cara y la cruz de la normalización. Por un lado, en los últimos 25 años, Euskadi ha sumado 223.000 euskaldunes nuevos y, por otro, ha descendido el uso del euskera, especialmente en Gipuzkoa. ¿Qué le sugieren?

-Confirman algo que ya se percibía en las encuestas de cinco años atrás. Las capacidades lingüísticas van creciendo pero el uso de esas capacidades no tanto. Estas encuestas revelan también datos positivos, como la existencia de ámbitos en los que el euskera se utiliza más que antes. Hay una constatación desde el principio de la legislatura de que el proceso de revitalización del euskera está en una encrucijada y de que el éxito no está asegurado. Podemos acabar acumulando capacidades y oficialidad pero de una forma que no derive en un uso cada vez mayor de la lengua.

Ha llamado la atención, la caída del uso del euskera en Gipuzkoa, rompiendo una línea ascendente desde 1989. ¿Por qué ha ocurrido?

-Antes, para que la gente hablara euskera bastaba con que el sistema público y los euskaltegis generaran nuevos hablantes, pero no éramos conscientes de que estos surgen en entornos en los que el euskera no tiene un uso normal: muchas veces no tienen otros hablantes cerca, el dominio al que llegan es limitado... En esas condiciones es complicado que el conocimiento se traslade al uso. Hacen falta muchas más acciones y crear más condiciones para que la gente que sabe euskera encuentre un entorno amable donde hablarlo.

¿Se trata de un descenso puntual o estamos ante una tendencia?

-Creo que es un punto de inflexión. Hasta ahora nos hemos centrado en el conocimiento de la lengua, en la creación de nuevos hablantes, porque si no los hay difícilmente habrá cada vez un uso mayor. Ahora hay que tomar nuevas medidas para invertir la tendencia y conseguir que en cinco años los datos muestren un crecimiento del uso.

¿Cuestionan estos datos el objetivo del Gobierno foral de convertir Gipuzkoa en el territorio de la igualdad, también en lo lingüístico?

-Evidentemente. Cuando hablamos de igualdad lingüística hablamos de convivencia y de igualdad de oportunidades y de derechos. Si las condiciones son cada vez más difíciles para que quien elija hablar euskera lo pueda hablar, si los hábitos de uso empiezan a perderse, hay un incremento de la desigualdad. Efectivamente, esto va en la dirección contraria a lo que nos gustaría. Pero insisto, venimos trabajando desde hace años para dar solución a este tema. Estos datos no han sido agradables, pero tampoco han sido una sorpresa y estamos buscando la solución.

El año pasado, el consejo del euskera aprobó un documento que establecía el objetivo de que todos los vascos comprendan las dos lenguas oficiales en 20 años. ¿Es factible?

-Es factible y nos tenemos que plantear objetivos de este tipo. Los datos de comprensión del euskera son muy altos en este momento: en Gipuzkoa dos de cada tres personas nos entienden si hablamos en euskera; en Bizkaia, más de la mitad; y en Araba la cifra también es alta. Nadie tiene que obligar a nadie a expresarse en un idioma determinado, pero para que haya igualdad es necesario que nos entendamos. Trabajar la comprensión puede ser una buena ayuda para el uso del euskera. Se están estudiando metodologías para alcanzar una comprensión rápida del idioma y solucionar así en tiempo corto determinadas situaciones estructurales.

Estamos en la mitad de la legislatura. ¿En qué punto nos encontramos hoy en cuanto al cometido que le encargó Markel Olano cuando le nombró director de Normalización Lingüística?

-Hemos avanzado mucho. Nos hemos movido de la encrucijada en dos direcciones o con dos palancas fundamentales: la investigación y la colaboración entre instituciones y agentes sociales. Ha sido un proceso honesto buscando fórmulas y caminos nuevos. Los resultados se irán viendo en los próximos años.

¿Puede adelantar algo al respecto?

-Puedo decir que el presupuesto de mi dirección, que en los dos últimos años ha sido casi casi un presupuesto prorrogado, para el año que viene va a tener modificaciones en función del proceso participativo que hemos hecho. Allí donde hemos descubierto que hay palancas sobre las que conviene actuar para ser más eficientes y ahí pondremos más dinero.

Cuando accedió al cargo dijo que el euskera se encontraba en una encrucijada. ¿Estos dos años de trabajo le han permitido fijar un rumbo?

-Cometeríamos un error si identificáramos solo una variable. Hay que trabajar en muchas direcciones. Hay que trasladar mensajes positivos y estimulantes a la gente que quiere vivir en euskera. También hay que eliminar obstáculos, como la no comprensión, para que el euskera se pueda hablar más. Cambiar hábitos lingüísticos es una innovación trasladable a otros ámbitos y eso puede ser muy beneficioso. Un colectivo que está preparado para cambiar sus hábitos lingüísticos está especialmente preparado para la innovación empresarial. Podemos hacer del euskera un idioma amable, de acogida... darle una serie de connotaciones especiales para que la gente se acerque con otra actitud.

Uno de sus objetivos era el de tender puentes entre la institución y los colectivos euskaltzales. ¿Están construidos? ¿Y qué solidez tienen?

-Estoy muy contento en ese sentido. Se está trabajando en proyectos conjuntamente y se están creando estrategias comunes que están funcionando muy bien.

¿Quién debe liderar esas estrategias comunes?

-Debe ser un liderazgo compartido. La clave está en que haya un ámbito de colaboración estrecho y que cada uno cumpla bien su cometido en una distribución de funciones acordada. Si la sociedad percibe que este es un trabajo compartido es cuando lo hará suyo.

En alguna ocasión se ha referido a la necesidad de crear “palancas” que impulsen las estrategias. ¿Se puede concretar cuáles son?

-Los medios de comunicación en euskera cumplen un papel muy importante; también el ámbito socioeconómico. La formación profesional también es importante. Por otro lado, la activación social a nivel local, estimular a la gente que quiere hablar euskera para que salga a la calle y manifieste que quiere hacerlo. Ha habido ya casos concretos en Egia o Lasarte-Oria con iniciativas de este tipo. Esas iniciativas ponen en evidencia que hay muchísima voluntad de negociación y convivencia. Estamos eliminando obstáculos.

En 2015 reconocía que había que buscar iniciativas nuevas con las que enganchar a la sociedad, especialmente al colectivo joven. ¿Las han encontrado?

-Ponemos toda la responsabilidad en los jóvenes, pero son el grupo de población que más habla euskera y que más implicación tiene. Si fallan es porque empiezan a imitar a la sociedad que tienen como referencia. Queremos identificar una estrategia integral para que fuera del ámbito escolar encuentren ámbitos lúdicos y placenteros en los que funcionen en euskera, como el ocio o el deporte.

¿Puede enmarcarse esto con el proyecto diseñado en Tabakalera para la elaboración de contenidos audiovisuales, un lenguaje de fácil acceso hacia este colectivo?

-Sí, es uno de nuestros proyectos clave. Así como hace 10 o 15 años cuando empezaron los blogs, Twitter, la Wikipedia... esa ola la cogimos muy bien y el euskera en esos canales tiene una presencia incluso mayor que en el mundo real, la ola de los youtubers, de los gamers, no la hemos cogido, ya vamos tarde. Desde la Diputación se está impulsando cómo mejorar el consumo de audiovisuales en euskera. Hemos hecho una encuesta muy potente entre 2.500 jóvenes guipuzcoanos que da muchas pistas de dónde están las carencias y las fortalezas y cómo se puede incidir más. Esto nos permitirá alimentar esa factoría que estará en marcha para finales de año.

¿Es suficiente el dinero que se destina a normalizar el euskera?

-No es una cuestión tanto de incrementar el dinero de mi dirección, que es el 1% del presupuesto global de la Diputación, como de hacer que las empresas que surgieron para promover el euskera sean capaces de competir con otras por el presupuesto global de la Diputación. Las empresas para la promoción del euskera han hecho un buen trabajo creando ámbitos de uso concreto para fortalecer el euskera, pero no nos podemos quedar ahí. Tenemos que ser capaces de salir a territorio abierto y de ser mejores. En la medida en que seamos más innovadores, llevaremos el euskera a posiciones de liderazgo social. Con esa filosofía creo que el dinero de mi dirección tiene que estar más destinado a ayudar a los agentes del euskera a ser competitivos más que a financiarse de mi presupuesto.

Hacia el euskera, ¿el Gobierno de la Diputación es uno o se nota que es una coalición?

-Ha habido un compromiso de la coalición muy alto y, de hecho, el Consejo de Gobierno funciona en euskera. Todos los diputados asumen un compromiso de una forma que yo no puedo más que aplaudir.

Uno de los ámbitos por conquistar para el euskera es el laboral. ¿Cuál es la situación interna en la Diputación?

-La utilización es prácticamente del 100%. Nuestro leiv motiv es que el euskera sea lengua de trabajo. Para equilibrar el euskera en la sociedad, lo mismo que hay empresas que funcionan mayoritariamente en castellano, tiene que haber entidades que lo hagan en euskera.

A todas las dificultades que la normalización del euskera tiene en su camino, ustedes se han encontrado con una sentencia que deja sin valor cinco puntos de su plan de Euskera. ¿En qué afecta esto a los planes de la Diputación?

-Esta última sentencia se vuelca en la defensa de los derechos de los monolingües hispanoparlantes y esto se aplica en las cláusulas sociales de contratación que la Diputación puede poner a sus proveedores. Es un ámbito restringido, pero sería peligroso que hubiera jurisprudencia de este tipo al respecto, porque como dijimos en su momento, no hemos tenido ni una sola queja de un monolingüe español que haya sentido sus derechos lingüísticos vulnerados, y en cambio tenemos muchas quejas de vascoparlantes. Lo que se quiere defender es un estatus político y eso abre una línea preocupante.

¿Han recurrido ya esta decisión judicial?

-Los servicios jurídicos están en ello.

Al frente de la viceconsejería de Política lingüística del Gobierno Vasco hay una nueva persona, Miren Dobaran. ¿Le ha transmitido sus objetivos y prioridades?

-La relación era buena antes y es muy buena ahora. Siempre hemos dicho que Gipuzkoa tiene unas condiciones sociolingüísticas especiales y, desde ahí, le toca hacer camino, pero lo queremos para todo el territorio del euskera, no solo para nosotros. Tenemos muy buen entendimiento, tanto con el Gobierno Vasco como con el navarro y la nueva mancomunidad de Iparralde. La colaboración interninstitucional en todo el territorio del euskera va a ser muy importante en los próximos años.

¿En qué se va a a centrar el trabajo de Mikel Irizar en los próximos meses? ¿Cuáles van a ser las prioridades de su dirección hasta que acabe la legislatura?

-Tenemos que rematar. Los dos primeros años han sido mucho trabajo de cocina, por este despacho ha pasado muchísima gente y yo he salido mucho también. Ya tenemos algunas palancas de renovación y ámbitos de colaboración que hemos abierto. Tenemos que continuar con la búsqueda de nuevos elementos pero también ejecutar algunas cosas. 2018 va a ser un año potente y se van a ver muchas de las cosas que todavía están solo pensadas.

Me gustaría que para acabar la entrevista, transmitiera un mensaje optimista en relación a la situación del euskera.

-Somos una de las pocas lenguas sin Estado que está creciendo y está ganando ámbitos de uso. Creo que el euskera tiene un futuro muy bueno porque hay mucho compromiso. Si hemos llegado hasta aquí podemos tener un futuro muy bueno, estamos demostrando que seremos capaces de ir adelante porque sabemos corregir los errores que cometemos.

votos | ¡comenta!

Herramientas de Contenido


COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902