Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Tribuna abierta

‘Ricattabilità a la française’

Por José Félix Merladet - Sábado, 18 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:13h

votos | ¡comenta!
  • Mail

Hay una bella palabra inventada por los italianos, esos maestros en el arte de crear vocablos sutiles, que es ricattabilità y que en política significa la sujeción al chantaje de una persona con cargo importante pero fragilizada por algún elemento turbio de su pasado susceptible de ser difundido y usado en su contra en el momento oportuno para controlarla o… eliminarla.

La política francesa se ha convertido en un juego de sillas musicales y, mientras todos danzan al son de sondeos, debates televisivos y libros publicados, alguien en la sombra da una palmada, surge un nuevo escándalo y uno de los candidatos más sólidos desaparece de la ronda. Fillon está desgraciado por el presunto escándalo de haber dado un trabajo ficticio a su mujer Penélope durante años. Aunque, curiosamente, todo se sabe ahora, a unos días de las elecciones y tras su sorpresiva victoria en las primarias de su partido. Se trata de algo muy serio, aunque más al sur el nepotismo y enchufismo de gente meridianamente incompetente sean moneda tan corriente que lo suyo parece a muchos pecata minuta. Podemos preguntarnos qué habrá hecho u omitido para que se lo saquen ahora.

Juppé tenía complicado presentarse porque le saboteaba Sarkozy, también presenta flecos poco edificantes y al final ha acabado renunciando al Elíseo. Recordemos que estuvo condenado por el mismo problema de empleos ficticios ya que este antiguo primer ministro de Jacques Chirac fue sentenciado en 2004 a catorce meses de cárcel e inhabilitación para ejercer un cargo público por el caso de los empleos ficticios de la alcaldía de París. El alcalde de Burdeos habría asumido la responsabilidad de ser el candidato, según el deseo de los barones de su partido, “si Fillon hubiese renunciado voluntariamente y el partido le hubiera ofrecido un apoyo unánime”. Pero fueron condiciones inasumibles, dado el ambiente de guerra abierta entre Los Republicanos y teniendo en cuenta que Fillon es el elegido por las bases y maneja los fondos de la campaña. Ello, pese a que algunos sondeos (France 2) daban como claro ganador a Juppé frente a Macron o Le Pen. Quizá tenga algunas otras piedras en su zapato para haberse retirado tan rápido de la carrera…

De haberse presentado Juppé, le hubiera hecho una faena enorme al presidente del Modem, François Bayrou, hasta ayer su amigo y aliado y que le había comprometido su apoyo durante las primarias de la derecha. Sin embargo, tras ser derrotado Juppé en estas, Bayrou ya había anunciado que pasaba a apoyar a Macron, quien llegó a dispararse en los sondeos porque el popular centrista le declaró lealtad. Por tanto, si Juppé se hubiese convertido ahora en candidato, Bayrou habría tenido una difícil elección ante sí. Por otro lado, en este vals tragicómico de los candidatos, el que resiste gana; y el propio Bayrou, de haber sabido que a Fillon le iban a sacar tales trapos sucios, se hubiera podido presentar como en ocasiones anteriores, esta vez como candidato de compromiso en lugar de Macron… y hacer ganar por fin las presidenciales al verdadero centro izquierda europeísta francés.

Volviendo a Fillon, otros sondeos señalan que su retirada -que hasta la manifestación de apoyo que tuvo el pasado domingo 5 parecía ineludible- llevaría a parte de sus votantes, todos aquellos que derivan del movimiento católico tradicional Manif pour tous, una especie de versión francesa de Hazte Oír, hacia el Frente Nacional. Aun hoy, muchos insisten en que tendrá que renunciar si no quiere llevar a su partido a un resultado bochornoso (19% dicen los sondeos). Sin embargo, tras la espantada de Juppé, se ha descubierto que no hay plan B y Fillon también se ha asegurado el respaldo “unánime” de la cúpula de su partido. Ha quedado, pese a su previsible y superacelerada imputación, mucho más cerca de ser el aspirante de la derecha en los comicios del 23 de abril y el 7 de mayo, cuyo plazo de presentación de candidaturas se cierra ya.

Como resultado, parece que por primera vez en la historia de la V República no habría candidato de las familias gaullista y socialista en la segunda vuelta, ya que el socialista Hamon no tiene buenas perspectivas (14%). Ambos partidos están inmersos en guerras fratricidas y, por ejemplo, se dice que el presidente Hollande, quien con su mala gestión está fuera de combate pero tiene acceso a mucha información, habría destapado el affaire Fillon para favorecer sibilinamente a Macron. En fin, un lío. Se suele decir que en política hay amigos, enemigos y gente del propio partido…

Por su parte, Sarkozy está a punto de ser imputado, y por lo tanto está descartado, aunque controla su partido y anunció que se reuniría con los suyos para “evaluar” la situación. Hasta ahora ha apoyado a su ex primer ministro Fillon frente a su gran rival Juppé y la crisis le ha reforzado cuando parecía ya cadáver. Los otros posibles candidatos republicanos, Laurent Waquiez o François Baroin, son jóvenes lobos de la derecha menos conocidos y no parece que podrían dar una sorpresa a lo Macron, pero… ¿quién sabe?

La política francesa es un juego de sillas musicales y, mientras todos danzan al son de sondeos, debates televisivos y libros, alguien da una palmada y surge un nuevo escándalo. Veamos...

En cuanto a los candidatos que presumiblemente quedarán en liza, si no se produce algún otro escándalo destapado por alguien o no, están el socioliberal Macron y la ultranacionalista Le Pen. Aquel, es un mediático joven político que luce una bella historia de amor con su esposa, 17 años mayor que él. También le investiga la Fiscalía, en su caso por el pago de un viaje a Las Vegas, y podría tener asimismo algún tipo de esqueleto en el armario por un affaire de moeurs... aunque en Francia los asuntos de costumbres y moral privadas son opacos e intrascendentes políticamente desde Giscard-Mitterrand, lo mismo que en España desde González. Le Pen tiene tocada a la jefa de campaña y soporta acusaciones de amiguismo pero, al no haber tenido cargos importantes, de momento parece algo menos atacable. Curiosamente, la prensa no acomete contra ella tanto como hizo contra su padre y parece haber un cierto silencio en torno a sus posibles escándalos. ¿Qué le podrán sacar? Hace unos días, los sondeos daban el pase a la segunda vuelta a Macron con el apoyo de Bayrou, que le aportó seis puntos hasta llegar a un 25%. Claro que de ahí a pensar, como hacen sus novísimos y entusiastas fans, que ganará en primera vuelta a Le Pen (hoy con 27%) hay un trecho. No tiene partido ni cuadros, que aportarán el Modem y otras formaciones de centro, posiblemente UDI, con algún descolgado de la izquierda (podría llevar al Modem a obtener unas decenas de diputados en las próximas legislativas). Pero dado que cuando solo queden dos en la danza se producirá una nueva unión sacrée contra Le Pen, lo más factible parece una victoria de Macron en segunda vuelta (le auguran un 58%).

Sin embargo, antes todo puede de nuevo verse trastocado por algún escándalo o evento inesperado -¿o no tanto?- como un atentado que podría dar otro vuelco a las cosas y beneficiaría a los más securitarios Le Pen o Fillon. O por el efecto Trump, que evidentemente beneficia de momento a Le Pen. O por la presentación súbita de algún candidato sorpresa, tan buscado ahora por los próceres conservadores. En fin, hay una gran confusión transpirenaica y a río revuelto puede que alguien haga una buena pesca. Nadie ni nada puede ser ya excluido a priori y al igual que las encuestas se equivocaron respecto al brexit y a Trump, muchos tienen barruntos de que también podrían hacerlo con Marine Le Pen. Su victoria sí que sería una verdadera campanada… aunque de trágico toque de difuntos para la Europa que este mes celebra el sexagésimo cumpleaños del Tratado de Roma y de todo lo bueno que este trajo.

En todo caso y pase lo que pase, ¿no es curiosa la inusitada celeridad de la justicia con el conservador Fillon ya que el caso lo destapó Le Canard Enchainé tan solo el 25 de enero? Obviamente, muchos conspiranoicos piensan que los cargos sujetos a esa ricattabilità, dóciles a quienes controlan las informaciones que les son comprometedoras, pueden ser muy útiles. ¿Quieres triunfar? Tienes que tener algo sórdido detrás, ergo estaremos seguros de que obedeces o… desapareces de escena.

A diferencia de España, donde los líderes tipo Rajoy son incombustibles, en Francia los políticos son mucho más frágiles a los escándalos, aunque no tanto como en los países nórdicos y anglosajones. Sabemos desde Lord Acton que el poder corrompe y el poder absoluto lo hace absolutamente. Sin embargo, la verdadera lección de la actual volatilidad francesa, la que nos debe hacer recapacitar seriamente, es cómo encontrar la fórmula para una selección transparente de los futuros líderes que aún no han tocado poder real en los grandes partidos de los principales estados, sean conservadores, centristas, populistas o progresistas. Para que el ciudadano pueda estar seguro de elegir después gobernantes no atrapados ni atrapables en ninguna red o casta, libres de esta terrible aunque humana pandemia de la ricattabilità.

estimado señor Asensio: en primer lugar, nos gustaría agradecerle en nombre de la asociación Goierri BirZirik que, aunque tarde, se haya prestado a tratar el tema. Nos alegra que haya leído nuestro escrito y lo haya respondido. Se trata de un honor con el que el Ayuntamiento de Mutiloa no ha contado durante los pasados cinco meses, a pesar de sus reiteradas peticiones de información y de ayuda. Han tenido la poca vergüenza de esperar ustedes al día siguiente de la concesión de la licencia por parte del Ayuntamiento -no voluntariamente, sino por la amenaza de repercusiones judiciales y económicas desorbitadas- para “conceder” una reunión con sus representantes.

En su texto observamos, de nuevo, miradas al pasado y reproches políticos que no ayudan a superar ni solucionar el problema. Esto no hace más que reforzar nuestros argumentos, y es que la ciudadanía está harta de ver y sufrir sus disputas. Dejen de una vez los intereses políticos enfrentados y gestionen el tema de una forma responsable.

Afirma usted que la decisión de verter residuos urbanos -insuficientemente separados- en Lurpe es temporal. Sin embargo, sabemos de buena tinta que se ha contado con Lurpe para verter en un futuro las escorias de la incineradora. Responda, por favor: ¿dónde se verterán estas escorias? ¿Se llevarán también a Lurpe, en contra de la opinión de la ciudadanía? ¿De qué cantidad hablamos? Sostiene que los residuos urbanos inertes que se vierten hoy en día en el vertedero y los residuos urbanos mezclados son exactamente lo mismo. Aunque es cierto que ambos se consideran no peligrosos, se trata de dos tipos de residuo distintos.

Indica usted que no tiene sentido abrir un nuevo vertedero cuando ya se tiene uno en marcha. Entonces, ¿por qué razón se cerró el vertedero público de Sasieta, sabiendo la existencia de este problema? Un año más tarde, se quiere convertir en basurero el vertedero privado situado a cuatro kilómetros escasos de Sasieta. Y mientras ustedes hacen todo esto, como decíamos en nuestro anterior escrito, debemos escuchar en la radio anuncios emitidos por la propia Diputación Foral afirmando que Gipuzkoa ha cerrado todos sus vertederos.

Le parece lógico que las provincias cercanas no quieran hacerse cargo de nuestros residuos. En cambio, pretende usted que las zonas rurales solucionen el problema de toda una provincia, sabiendo que no todas las mancomunidades realizamos el mismo esfuerzo. ¿Cómo quiere crear una Gipuzkoa solidaria teniendo semejantes diferencias entre los resultados de la recogida de residuos de unas y otras comarcas? Entre el 2002 y el 2016 no se ha evolucionado al mismo ritmo en las distintas mancomunidades. Entre Txingudi y San Marko se genera el 60% (98.000 toneladas) de los residuos creados en toda la provincia. En comparación con los residuos por habitante que se crean en la mancomunidad de Debagoiena, ¡entre Txingudi y San Marko se recoge un 380% más! ¿No le parece que hay mucho por mejorar? Si las instituciones quisieran, en poco tiempo se pasaría de tener un problema de 166.000 toneladas a tener un problema de 50.000 toneladas, y, de una forma natural, esta última cifra se vería mejorada en años posteriores. Es usted defensor del Pigrug-GHHKPO, pero su vigencia ha caducado. Los que sí están siendo renovados son los objetivos marcados por Europa: esta misma semana se han aprobado unas tasas mínimas de reciclaje del 70%. Aprovechando la ocasión, queremos solicitarle que se haga un esfuerzo inmediato para mejorar los resultados de reciclaje y reducir de esta forma el problema de los residuos. No queremos que Lurpe reciba esas 100.000 toneladas por año. Como diputado de Medio Ambiente, le pedimos que no perjudique el medio ambiente de los entornos rurales ni, entre otros, la vía verde entre Mutiloa y Ormaiztegi impulsada también por la propia Diputación.

las claves

A diferencia de España, donde los líderes tipo Rajoy son incombustibles, en Francia los políticos son más frágiles a los escándalos, aunque no como en los países nórdicos y anglosajones

votos | ¡comenta!
  • Mail

Herramientas de Contenido


COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Publicidad

  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902