Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Berlín, una Navidad robada

Los berlineses habían dejado de mostrar preocupación este otoño ante un posible ataque: quieren vivir en paz

Un reportaje de Cristina Martínez - Miércoles, 21 de Diciembre de 2016 - Actualizado a las 06:08h

votos | ¡comenta!
  • Mail
La Puerta de Brandenburgo, con los colores alemanes.

La Puerta de Brandenburgo, con los colores alemanes. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Hay algo que sorprende en la Navidad berlinesa: en sus mercadillos, restaurantes, decoraciones... se respira inocencia. En general, es un signo del diciembre centroeuropeo, pues en la polaca Cracovia los puestos del centro de la ciudad son alegres y reúnen a personas de todas las edades. Y sus famosos belenes demuestran que estas fechas resultan muy ilusionantes para los cracovianos.

En el caso de Berlín, un año más se había llenado de puestos, a través de decenas de mercados que ponían un suave tintineo en la ciudad. Luces tenues, campanas rojas, abetos, papanoeles... rodeaban a abundantes caldos y guisos. It´s Christmas time”, argumentaba una camarera en Charlottenburg al servir un enorme recipiente de sopa Goulash y unas generosas meat balls (bolas de carne). Y ese espíritu llevaba semanas impregnando la compra y el encuentro en esta ciudad multicultural y ultracreativa. Con obsequios, amables comentarios y un desafío al General Invierno. Y es que Berlín tiene aún muchas heridas visibles de la II Guerra Mundial, del Muro (Schandmauer), de su recomposición cubista y sin grandes inversiones. Los grafitis gritan miradas libres y antisistema, los artistas arriesgan y sorprenden en cada rincón, escaparate o muro... Berlín ni es fácil ni es cómoda: con al menos cinco meses de invierno, exige piernas fuertes y mucha persistencia. Tiene zonas grises y muchos recuerdos, no plácidos, del pasado siglo. Pero su Navidad es suave, como una seda...

Durante meses, berlineses de diferentes pelajes nos manifestaron que temían que la capital alemana pudiera sufrir un atentado. En cambio, este otoño la gente circulaba tranquila, al tomar el metro, por las calles más concurridas, en eventos multitudinarios... Ya no se escuchaba el comentario del temor a las concentraciones humanas. Berlín seguía ostentando, feliz, su habitual canto a la libertad.

Un turco sí ironizó, hace dos sábados, en su restaurante, al meter una maleta: “No llevará una bomba, ¿no?”. Acababan de atentar en Estambul, y se ve que el restaurador lo tenía en mente.

Pero los mercadillos seguían siendo un símbolo de humanidad. En una ciudad que acoge a inmigrantes y refugiados constantemente, y donde las empresas dedican horas laborales a la cooperación.

Una ciudad con 187 nacionalidades y donde muchas personas empiezan de nuevo. Pero también la capital en la que se concentra la política alemana.

Al igual que en la fiesta nacional francesa en Niza, el autor o autores del atropello sabían que los mercados navideños berlineses son un estandarte de la ilusión, a todas las edades. Que en Berlín la Navidad se vive de una forma muy humana y sorprendentemente generosa y dulce. Es de imaginar que no sólo querían matar y herir, sino que además pretendían robar a Berlín su mayor tesoro: la ilusión todavía aniñada por la vida.

Una ilusión indisimulada en Navidad. En una Navidad que toma la ciudad, cada año, sin ambages.

En Alemania suelen ser bastante sobrios, pero tras los sucesos del lunes es inevitable el temor y el escalofrío. Ahora, berlineses de muy diferentes perfiles se preguntan si todo seguirá igual que antes; si serán capaces de seguir preservando su espíritu, tan inusual en otras partes del mundo.

votos | ¡comenta!
  • Mail

Herramientas de Contenido


COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Publicidad

  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902