Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Desde Dahla

Palabras que borra el día

Jokin Bildarratz - Viernes, 8 de Julio de 2016 - Actualizado a las 06:12h

votos | ¡comenta!
Prolegómenos del Congreso del Frente Polisario, en Dahla.

Galería Noticia

uu proverbio saharaui dice que “las palabras de la noche las borra el día”. Una frase que bien se podría referir a la situación que vive ese pueblo desde hace ya cuatro décadas. Promesas, declaraciones y palabras huecas que solo han propiciado que el del Sahara Occidental se esté convirtiendo en un conflicto olvidado.

Asisto desde hoy, en el campamento de refugiados de Dahla, al Congreso del Frente Polisario en el que se designará al sucesor de Mohamad Abdelaziz, su histórico presidente desde el mismo año en que España retiró a sus tropas del Sahara Occidental, en 1976, y que falleció el pasado 31 de mayo. Desde este enclave en tierras argelinas trasladaré durante este fin de semana mi personal visión de este crucial congreso extraordinario.

Y es que el conflicto del Sahara Occidental genera una gran solidaridad en Euskadi, como lo hace en el ámbito internacional. Los gobiernos locales, las diputaciones forales y numerosas organizaciones se movilizan con gran motivación en ayuda del pueblo saharaui, en especial a las personas refugiadas en los campamentos de Tindouf.

“Debemos tener siempre en cuenta los sentimientos de los saharauis que parecen bastante claros”. Así se expresaba Kurt Waldheim el 28 de octubre de 1975. Las palabras del entonces Secretario General de la ONU también parecen haber sido borradas por el día a tenor de la sensibilidad demostrada estos años. No hay más que evidenciar, por ejemplo, que la mayoría de los saharauis no se beneficia de la explotación de los importantes recursos que posee su tierra y que legítimamente les pertenecen: la pesca, los fosfatos, el petróleo, el gas, la arena y diversos minerales. Sin embargo, sí que existe una minoría que sí resulta muy beneficiada.

España no acaba de asumir que dejó a los saharauis en manos de un país que los destruye. Me gusta sacar a colación el ejemplo de Noruega, un país cuyo Gobierno ha pedido en repetidas ocasiones a sus empresas que no inviertan o trabajen en el Sahara Occidental porque el pueblo saharaui no se beneficia de los acuerdos que incluyan la explotación de recursos en sus tierras; acuerdos a los que sí llega, sin embargo, la Unión Europea con el régimen de Rabat, aun a sabiendas de que es un comportamiento contrario a la legalidad internacional.

Aún más grave es que las mujeres sean encarceladas y torturadas, algunas incluso dan a luz en las prisiones y se dan situaciones en las que los bebés desaparecen. Recientemente se ha vivido otro conflicto diplomático entre Marruecos y Naciones Unidas, debido a que el reino ha expulsado a la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sahara Occidental, Minurso, por unas declaraciones de su Secretario General y en el ámbito internacional nadie ha respondido ante ello de una manera contundente. Nadie.

España ha tenido ocasión de ocupar la presidencia del Consejo General de Naciones Unidas hace varios meses; ¿qué ha logrado? España, un país que no es capaz de pedir respeto a Marruecos por los derechos humanos. ¿Por qué no adopta el Gobierno del PP la misma actitud que con Venezuela? Podemos concluir que tanto para el Estado español como para la UE el conflicto del Sahara Occidental es un elemento que genera distorsión, pero no la suficiente como para condicionar sus relaciones con Marruecos, al que ambos reconocen como socio especial.

Durante estos años todo ha sido dicho ya. Se repiten datos y argumentos, y no hay ninguno de fondo que sea nuevo. Asimismo, la comunidad internacional ha demostrado a través de su acción diaria que no está dispuesta a adoptar ninguna actitud que incomode sobremanera a Marruecos para poder seguir manteniendo una relación adecuada; no está dispuesta a ir más allá de aprobar declaraciones de intenciones que lo único que trasladan son palabras vacías.

¿Qué opción les queda a los saharauis? No hay guerra, pero tampoco paz. El tiempo pasa irremisiblemente y el pueblo saharaui cada vez se acerca más al ámbito del olvido. Muchas palabras de noche que acaba borrándolas el día. A partir de mañana serán otros responsables del Frente Polisario a quienes les corresponderá escribir el futuro.

votos | ¡comenta!

Herramientas de Contenido


COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902