Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Dibujos de carne y hueso

Un padre que no se habla con su hijo, niños con leucemia o en silla de ruedas, chicas astronautas en vez de princesas... Los largometrajes infantiles han cambiado y mucho. Tres profesionales vascos de la animación reflexionan sobre ello

Un reportaje de Arantza Rodríguez - Martes, 13 de Octubre de 2015 - Actualizado a las 06:08h

votos |¡comenta!
Los protagonistas de ‘Olentzero y el secreto de Amila’, que se estrena el 4 de diciembre, padecen enfermedades.

Los protagonistas de ‘Olentzero y el secreto de Amila’, que se estrena el 4 de diciembre, padecen enfermedades.

Galería Noticia

  • Los protagonistas de ‘Olentzero y el secreto de Amila’, que se estrena el 4 de diciembre, padecen enfermedades.

Amila sufre desmayos y dolores de cabeza, Pelos tiene leucemia y Fede, la enfermedad de los huesos de cristal. Lejos de los fornidos héroes y las edulcoradas princesas, los protagonistas de la película Olentzero y el secreto de Amila, presentada en el último Zinemaldia, son buena prueba de lo mucho que ha cambiado en los últimos años el cine de animación infantil. Convencidos de que hay un antes y un después de Pixar, factoría que revolucionó el sector tanto por sus creaciones digitales como por el realismo de sus guiones, tres profesionales vascos reflexionan sobre esta evolución.

Dice Xegundo Altolagirre, uno de los guionistas de la última entrega de Olentzero, que “técnicamente se ha avanzado mucho” en lo que respecta a la animación infantil, si bien todo depende del presupuesto. “Si tienes mucho dinero, puedes hacer grandes películas con grandes recursos de animación. Si tienes menos, intentas hacer magia con esos pocos recursos que tienes, pero al final lo que estás haciendo es contar historias”, señala. Estas también han cambiado, ya que ahora no solo van dirigidas al público infantil, sino también a sus acompañantes. “Las películas se han vuelto un producto más familiar. ¿A qué adulto no le gustan Up, Wall-E o Inside Out? Antes se miraba más a los niños y niñas y ahora también hay que darles de comer a los padres y las madres. A ese nivel sí que se ha profundizado o hecho un esfuerzo en cuanto a argumentos o historias”, indica.

Contar “una buena historia” es, a falta de grandes presupuestos, la baza con la que cuentan producciones como la de Olentzero, que se estrenará el 4 de diciembre. “Si es por recursos y fuegos artificiales, Pixar viene con Brave, Monstruos University o Cars y nos barre. Nosotros tratamos de crear historias atractivas, con su toque de acción y de comedia, en las que tratamos valores, pero sin dar ninguna clase magistral de nada. Historias que les diviertan y que cuenten cosas cercanas que puedan ver cuando salgan del cine”, explica Altolagirre. Cosas como que un compañero del colegio padezca una enfermedad rara o cáncer. “Las enfermedades están ahí, pero lo que hemos querido subrayar es que al final son niños que lo único que quieren es divertirse y ayudar a los que tienen alrededor”, precisa el guionista guipuzcoano, para quien los héroes no tienen por qué saltar de pared en pared o volar. “Al final, todos tenemos algo de superhéroe, todos vencemos algún miedo, nos atrevemos con algo que nunca nos habíamos atrevido o nos enfrentamos a cosas que no nos esperamos, y eso también nos hace superarnos a nosotros mismos y nos convierte en pequeños superhéroes del día a día”, argumenta.

Pese al camino recorrido, Altolagirre considera que aún queda “mucho trabajo por hacer”, por ejemplo, en lo que respecta a la igualdad. “Disney ha pecado muchas veces del tema de princesas y príncipes. Todos tenemos la mochila muy cargada de defectos y de vicios”, reconoce este profesional, quien comenta “lo complicado que resulta ser respetuoso en cuanto al género en castellano sin estar continuamente duplicando las palabras. El euskera es más neutro en ese sentido”. En cuanto al cine de animación vasco, apunta que su “valor añadido” es “contar historias locales, con las que el público de aquí se pueda identificar, porque tampoco podemos competir con grandes historias que suceden en Júpiter o Marte”.

“Película sin complejos ”La primera incursión de Patxi Amezcua en el mundo de la animación no ha podido ser mejor. Atrapa la bandera, la película en la que ha trabajado como guionista, ya ha sido vista por más de 1.322.000 espectadores. Para el cineasta navarro este filme es un claro ejemplo de que “ahora somos más arriesgados y tenemos una visión más internacional”. “Queríamos hacer una película grande, sin complejos, evitando eso que muchas veces nos pasa de pensar en una historia muy pequeñita, localista, que no sea muy complicada... Es una apuesta muy ambiciosa y alocada, pero ha salido bien”, celebra.

Lejos de las familias felices que comen perdices, Atrapa la banderapresenta a una en la que el abuelo no tiene relación con su hijo ni con sus nietos. “Queríamos que no fuera todo fantasía ni un cuento de hadas, que aunque fuera una relación conflictiva, la gente pudiera identificarse con su realidad, con su entorno”, indica Amezcua. En definitiva, una trama “realista”, como las que empezó a desarrollar Pixar años atrás. “Antes de Pixar todo era un poco edulcorado, un poco mundo Disney. Podía haber la muerte de la madre de Bambi, pero narrativamente era bastante básico e infantil. Pixar ha empezado a crear argumentos un poco más atrevidos, tomando a los niños no como bebés, contándoles historias un poco más realistas, como en Buscando a Nemo, donde muere la madre y luego vive una aventura dramática”, pone como ejemplo.

También Pixar fue pionera a la hora de “dar dobles lecturas a las historias e introducir situaciones o bromas que pudieran resultar interesantes y atractivas para los adultos. Luego corres el peligro de hacer películas como Del revés, que me parece una obra maestra, pero que casi es más para adultos que para niños”, advierte Amezcua.

Rompiendo con estereotipos del pasado, la protagonista de Atrapa la bandera, en vez de un vestido de tul, se enfunda un traje de astronauta y no quiere ser la novia del protagonista. “Queríamos ser un poco realistas y modernos. En estos años han cambiado mucho las cosas. El tema de la niña princesa o de la mujer ama de casa está muy superado y hay que reflejarlo en las películas. Y en este caso la idea era que el personaje femenino fuera valiente y tuviera también esa ambición de ser la primera mujer en la luna”, detalla.

Lo que no puede faltar en una película de dibujos animados es el villano, “que siempre da juego para la lucha entre el bien y el mal”, anota Amezcua. El que perfilaron en su guión es un histriónico multimillonario que quiere colonizar la luna para explotar una nueva fuente de energía. “El típico recurso fácil hubiera sido que los malos fueran chinos o rusos. A nosotros nos hacía gracia que fuera un americano de pura cepa. Y lo de la energía y lo de dominar el mundo estaba un poco relacionado también con lo que veíamos en las noticias”, revela.

“hasta los poros de la piel”Para Maite Ruiz de Austri, la única directora de largometrajes de animación que hay en el Estado, lo que ha “cambiado tremendamente” en estas últimas décadas ha sido la tecnología utilizada para hacer las películas. “Ahora todo el mundo trabaja en 3D. Es una verosimilitud absoluta, hasta los pelos se mueven, podemos ver los poros de la piel, todo es muy realista. Creo que se ha perdido un poquito de fantasía”, considera esta cineasta alavesa, con dos Goyas a la mejor película de animación en su haber.

Que los guiones incluyan guiños para los padres tiene, para esta profesional, una doble vertiente. “Por un lado, es positivo desde el punto de vista de la industria porque son películas que están teniendo más espectadores, pero, por otra parte, dejan de ser productos específicamente infantiles y es algo que a mí me preocupa, sobre todo cuando estamos hablando de niños pequeños”, concreta.

Consciente del valor educativo que pueden tener las películas, Ruiz de Austri ha incluido en las suyas a personajes invidentes o en silla de ruedas y ha reservado el papel protagonista de casi todas a “heroínas, chicas que tomaban la iniciativa, tenían algo que decir, no se querían quedar quietas con un estatus y querían cambiar el mundo”. Un perfil muy alejado de esas otras que antaño esperaban de brazos cruzados a ser rescatadas por su príncipe azul. “Si en un momento determinado los personajes femeninos fueron de una manera es porque era el reflejo de cómo era toda una sociedad de una época. Ahora bien, hace falta seguir trabajando en ese sentido y no estaría de más que la animación llevase un poco el liderazgo de opinión puesto que son las niñas y los niños los que ven las películas y pueden contribuir a formar otro tipo de sociedad”.

Algunos de los títulos dirigidos por Ruiz de Austri se han codeado “en el top ten de las películas de animación en Europa” con otras que tienen “hasta 50 veces más de presupuesto”, lo que demuestra, dice, que “una buena historia con escaso presupuesto puede triunfar”. Obtener premios, añade, es más complicado porque “se valora más la espectacularidad y el tipo de animación que se hace que el producto final”. Además, añade, si no “tienes una buena promoción detrás, los cines te ponen la película un fin de semana y no hay tiempo ni para el boca a boca”.

Por todo ello, augura que con el tiempo tenderán a desaparecer las películas de autor. “Con el tipo de leyes y de cultura cinematográfica que hay en este momento vamos a eso porque ya se penaliza incluso el presupuesto de las películas. Si no llegas a los dos millones de euros, ya no te van a ayudar a nada. Esas son las últimas cosas que se han inventado a la hora de promocionar el cine en este país”, censura y lamenta que se vaya a “sacrificar una parte muy importante de creatividad y de nuevos valores”.

Xegundo Altolagirre

De Pixar. “A Disney le falta soltarse del tema de las princesas, los reyes y las reinas. A Pixar les veo una chispa más de creatividad, de invención”, explica. decantándose por esta factoría.

‘Toy Story’. Puestos a elegir un título, se quedaría con la saga de ‘Toy Story’. “Siempre me han divertido mucho. Además, de la primera a la cuarta ves mucho recorrido en cuanto a animación”.

Maite ruiz de Austri

De Pixar. La directora también se identifica más con Pixar que con Disney porque “es más de nuestro tiempo”. No obstante, apunta que “Pixar debe mucho a Disney porque, en definitiva, inventaron la animación”.

‘Del revés’. Aunque aún no la ha visto, optaría por Del revésporque el tema de la gestión de las emociones le parece “extraordinariamente interesante”.

Patxi Amezcua

De Pixar. También Patxi Amezcua es “más de Pixar, porque cuentan historias bastante atrevidas y con una lectura también para los mayores”.

‘Del revés’. Considera ‘Del revés’ una de las mejores películas que ha visto. “Me parece muy difícil que consigan hacer visuales cosas que son tan abstractas como las emociones”, destaca.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido


COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902