Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

El amor en tiempos de crisis

El cineasta escocés Ben Sharrock presenta en la sección Nuevos Directores su ópera prima, ‘Pikadero’, rodada en Euskadi y en euskera con Joseba Usabiaga y Bárbara Goenaga como protagonistas

Un reportaje de Marta Esnaola - Viernes, 18 de Septiembre de 2015 - Actualizado a las 06:18h

votos | ¡comenta!
  • Mail
Bárbara Goenaga y Joseba Usabiaga, personajes principales de ‘Pikadero’, en una estación de tren.

Bárbara Goenaga y Joseba Usabiaga, personajes principales de ‘Pikadero’, en una estación de tren. (Foto: N.G.)

Galería Noticia

Aunque sea escocés, en los últimos tres años Ben Sharrock ha visitado Euskadi constantemente, tanto que le sirvió de inspiración para su película Pikadero. Al director, que estrena su primer largometraje en la sección Nuevos Directores del Zinemaldia, le interesan mucho otras culturas. Si a eso se le suma que su pareja y productora del filme, Irune Gurtubai, es vasca, la idea de hacer una película en Euskadi y en euskera surgió de manera natural.

Pikadero narra la historia de Gorka y Ane, interpretados por Joseba Usabiaga y Bárbara Goenaga, dos jóvenes vascos que viven en casa de sus padres y no tienen dinero, por lo que encuentran serios problemas a la hora de mantener relaciones sexuales. Cada vez más desesperados por hacer el amor, se lanzan a la búsqueda de picaderos. Además, su relación se complica cada vez más por los problemas económicos de los jóvenes.

“Estando en Euskadi, noté la crisis económica y los problemas que eso suponía para la juventud; para mí estaba claro que era un tema que podía tratar en un filme, porque además es universal”, apunta Sharrock, consciente de que la crisis es bastante pronunciada en el sur de Europa. “Quería hablar de estos problemas socioeconómicos pero no de forma directa”, explica. Por eso construyó una “historia humana” en la que interesa lo que ocurre a los personajes. “Quiero tratar el tema desde un ángulo que centre la atención en la historia de los personajes. Además, una de las protagonistas viaja a Escocia, una situación que el director ha visto con sus propios ojos. “Muchos vascos van a Escocia, sobre todo a Edimburgo, donde hay una gran comunidad”, señala.

“Nunca pensé que esta película pudiera ser una comedia romántica, pero de alguna manera lo es, porque tiene una historia de amor y también hay algunas situaciones que podrían considerarse cómicas”, señala el director de una cinta que no es una comedia romántica al uso. Sharrock quería mostrar el momento en que la gente debe decidir qué quiere hacer con su vida. “Cada uno representa a un estado de la mente que todos tenemos; a veces nos animamos a la aventura y otras veces decidimos no arriesgar”, continúa el director, que simplemente quiere mostrar ambas cosas, “no decir si la decisión es buena o mala”.

“Muy buen ambiente”

En lo referido al rodaje, el realizador destaca la ausencia de contratiempos. “No tuvimos problemas y la gente de Arrate se portó estupendamente con nosotros”, afirma el director, que tuvo a su cargo un equipo mitad vasco, mitad británico. “Se podría decir que el mayor obstáculo fue el tiempo algunos días, pero soy escocés, estoy acostumbrado a eso”, bromea. “Los actores nos arreglábamos bastante bien hablando inglés, así que eso no fue un problema”, añade Joseba Usabiaga, quien apunta que tuvieron un muy buen ambiente. “Diría que los escoceses son parecidos a nosotros, aunque puede que más callados y tranquilos”, reflexiona.

Una vez terminado el guion, fue la productora, Irune Gurtubai, quien pensó en Usabiaga y Goenaga para los papeles principales. “Me mostró sus vídeos y estuve muy de acuerdo, porque además, nos gustaba la idea de que fuese una combinación inesperada”, continúa. Usabiaga asegura que no ha sido fácil preparar este papel, ya que, a pesar de haber momentos cómicos, no tiene chistes ni el humor al que está acostumbrado. “Tenía que decir mucho sin decir nada y sin hacer mucho, y a veces, sin querer, me salían gestos que no debían salir”, agrega.

En cuanto a las localizaciones, los lugares recurrentes de la película son el coche o la estación de tren, donde se puede ver a ambos protagonistas solos o con escasa compañía. “Hemos utilizado ese recurso para crear ese ambiente de crisis, siempre he imaginado esa sensación de vacío como consecuencia de la crisis”, señala el director, para quien la estación de tren es un espacio simbólico que muestra las distintas paradas de la vida.

Si se presta un poco de atención a la música, el espectador descubrirá canciones como Kolore kolore o Isil-isilik. “Escucho mucha música, y trato de utilizar temas antiguos para que eso le dé al filme una atemporalidad”, argumenta Sharrock. Si elige canciones de hoy en día, considera que estará más anclado en una época. “Además, creo que el cancionero tradicional vasco ayuda a crear el tono y la emoción que busco en la película. No podría imaginar el filme sin este tipo de música”, sostiene.

votos | ¡comenta!
  • Mail

Herramientas de Contenido


COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

Publicidad

  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902